Reconocen problemas para erradicar la promoción sexual en vía pública

Así lo indicó el titular de Inspección General, Emilio Sucar Grau, en el marco del trabajo que realizan en conjunto con otras unidades para combatir la trata de personas. El funcionario, consideró que “generalmente son menores” quienes reparten los volantes “y es difícil ver quién está detrás de ellos”.

Por Redacción

miércoles 6 de septiembre, 2017

La trata de personas es un tema que “preocupa” al área de Inspección General del Municipio, quienes destacaron ciertas dificultades para la erradicación de la promoción sexual a través de volantes en la vía pública.

“Para ingresar a estos domicilios, necesitamos una orden de allanamiento. Generalmente vamos en apoyo de policía, fiscalía, que nos cita para poder ingresar. Estos lugares, en la parte estructural, no tiene condiciones de higiene o salubridad, pero el acceso no es tan sencillo”, indicó el titular de Inspección General, Emilio Sucar Grau en diálogo con El Marplatense.

En este marco, el funcionario explicó que “dejan volantes en vía pública, los cuales tienen un número de teléfono, no domicilio, hay que hacer una tarea de inteligencia previa porque cuando uno llama dan un lugar aproximado”. En esta línea, agregó que “para poder corroborar y que el juez ordene un allanamiento, se necesita un indicio vehemente”.

“Nuestra limitación es que no podemos entrar a un domicilio privado sin una orden. Podemos llegar hasta la puerta, pero si no se permite el ingreso tenemos que salir y comunicarlo al juez”, detalló Sucar Grau y añadió que “muchas veces es una tarea de investigación policial a raíz de denuncias de vecinos”.

Con respecto a las organizaciones, el funcionario señaló que “se van adaptando con los cambios” que realizan de la norma. “Antes ponían volantes con direcciones y teléfonos fijos, ahora lo sacaron. Uno puede decir, sigamos a la imprenta que los hacen, pero ahora, cualquiera en una computadora imprime volantes y los distribuye en la vía pública”, dijo.

En relación a este tipo de publicidad en la calle, Sucar Grau apuntó que “quienes lo hacen generalmente son menores y es difícil ver quién está detrás de ellos”. “Tratamos de erradicarla, pero es muy difícil poder hacerlo, habría que tener un inspector por cuadra prácticamente”, añadió.

“Cuando tenemos conocimiento de una trata de personas, se actúa con mucha celeridad. Muchas veces en estos operativos viene minoridad, migraciones, son varias dependencias. Hay que ingresar al lugar, a veces pueden estar los testimonios de estas personas, pero antes hay que entrar y tener un diálogo con ellos, algo que no siempre ocurre. Hay una organización importante detrás de todo esto, que a medida que se van modificando las normas ellos van encontrando recovecos para violarlas”, concluyó el titular de Inspección General.


 

Comentarios