La Fiscalía de Delitos Económicos solicitó en las últimas horas a la Justicia de Garantías que llegue a juicio oral y público la causa en la que se encuentran imputados el titular del Auto Club Balcarce, José Antonio Martínez, Maximiliano Martín Acuña, Néstor Alberto Sarlo y Walter Marcelo Calandra por los delitos de “Defraudación por Administración Fraudulenta e Insolvencia Fraudulenta.

Según explicó, de la investigación penal preparatoria que realizaron los fiscales especializados surgieron “elementos de convicción suficientes” como para tener por acreditado que durante el 20 de septiembre de 2012 y el 30 de abril de 2013 el presidente de la entidad realizó diversas maniobras ilícitas.

En septiembre de 2012 asentó en el libro de Actas del Auto Club Balcarce la Asamblea General Ordinaria mediante la cual se aprueba una cesión de trece hectáreas anexas al kartódromo a un grupo inversor para solucionar el inconveniente de la hipoteca que pesa sobre el predio. Esta asamblea con fecha 17 de diciembre de 2014 fue declarada irregular e ineficaz por parte de la Dirección Provincial de Personas Jurídicas, ello por no resultar válida la reunión de directores que la convoca y por no haberse consignado en el orden del día con exactitud el tema en tratamiento de tan relevante importancia. Esta acta asamblearia es suscripta por Martínez y el Secretario de la entidad Maximiliano Acuña, obrando asimismo cuatro firmas más ilegibles. Cabe referir que a simple vista surge que estas cuatro firmas fueron estampadas con una lapicera distinta.

Mirá también:  Santa Clara: se les incendió la casa, perdieron todo y piden ayuda

En febrero de 2013, mediante Escritura ante el Escribano Néstor Sarlo, José Antonio Martínez -en su calidad de Presidente del Auto Club Balcarce- vendió la fracción de campo propiedad de la entidad a favor de la sociedad Faro La Providencia S.A., representada por Walter Marcelo Calandra en su calidad de Presidente de la misma (constituida por una superficie de más de 21 hectáreas) en la suma de $ 159.358, monto muy debajo de su valor real, e incluso de su valuación fiscal, la cual asciende a la suma de dos millones cincuenta y cinco mil ochocientos pesos ($ 2.055.800). Esta escritura traslativa de dominio fue realizada sin haberse mencionado en la misma las actas asamblearias que acrediten la conformidad de los asociados de la venta del bien en cuestión, pues solo se mencionan en el cuerpo de la escritura y adjuntan a ella como documentación anexa las actas realizadas por la Comisión Directiva, en las que se puede leer la firma de José Antonio Martínez y Maximiliano Acuña entre otras pocas.

Mirá también:  Piden elevar a juicio a una banda que hacía estafas inmobiliarias

De esta manera, Martínez hizo desaparecer el único bien que integraba el patrimonio de la entidad Auto Club Balcarce frustrando de esta manera las obligaciones civiles emergentes de diversos juicios entablados en contra de la entidad, perjudicando así los intereses de los actores en estos procesos en trámite, al haber sacado ese bien del patrimonio del club.

Según sostiene la investigación, Martínez pudo realizar estas maniobras gracias a la cooperación necesaria de Maximiliano Martín Acuña, quien en su calidad de Secretario del Auto Club Balcarce participó conjuntamente con el nombrado en la confección de las actas de la comisión directiva que fueron utilizadas en la Escritura traslativa de dominio; de Walter Marcelo Calandra, quien intervino en la operación de compraventa referida, en calidad de Presidente de la sociedad compradora Faro La Providencia S.A.; y de Néstor Alberto Sarlo, quien en su carácter de Notario autorizante posibilitó el otorgamiento de la escritura traslativa de dominio, que permitió el desprendimiento del bien en perjuicio de los acreedores del ente.

Mirá también:  Piden elevar a juicio a una banda que hacía estafas inmobiliarias

Para los fiscales, quedó probado que el principal referente del Auto Club Balcarce hizo “todos los actos tendientes a obtener el traspaso a su favor del único bien que conformaba el patrimonio del ente al que representa a través de engaños efectuados a los asociados del club”, además de abultar la cantidad de asociados del ente incorporando en el Libro de Asociados nombres y datos de personas que obtenía en otras circunstancias sin que estas tuvieran conocimiento alguno de ello.

 


 

Comentarios

comentarios