El Obispo local se reunió con el Papa: "Nos transmitió muchísima paz"

El monseñor Gabriel Mestre relató cuál fue su sensación tras reunirse con el Papa Francisco en el marco de un encuentro en Roma con referentes religiosos de todo el mundo. “Mandó bendiciones y saludos para todos los marplatenses”, contó además.

Por Redacción

martes 19 de septiembre, 2017

“Nos transmitió muchísima paz”: así definió el Obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre su sensación tras reunirse con el Papa Francisco en el marco de un encuentro en Roma al que asistieron 150 referentes religiosos de todo el mundo. Además, el referente religioso dio detalles de qué le dijo el máximo Pontífice durante la reunión.

Emocionado y a horas de haber llegado a la ciudad, el Obispo local contó en diálogo con Hoy es mejor -el programa de Radio Mitre Mar del Plata- que durante el encuentro, el Sumo  Pontífice “mandó bendiciones y saludos para todos los marplatenses” y, además, dijo que le “transmitió las necesidades de la Iglesia”. “Nos comprometió a que trabajemos y lo hagamos en cada una de las diócesis respetando la idiosincrasia de cada lugar”, relató Mestre.

Además, el Obispo local dijo que el Papa Francisco hizo “chistes en italiano” y que les dio a todos los obispos presentes “un discurso en el que hizo referencia a la temática central de la religión”. “Lo vi muy entusiasmado, con mucha energía, vital y con inercia”, contó Mestre sobre la apariencia de Jorge Bergoglio. Aunque advirtió: “También se le notaban los efectos del golpe que tuvo en Colombia. Se le veía el golpe en la mejilla y en la sien y también se le notaba el corte la sien”.

Es muy fuerte porque el Papa es alguien que trasmite mucho. Transmite a través de los signos y en el contacto directo. Delante de él te da la sensación de que sos lo único importante que tiene, esos pocos minutos que tiene a nivel personal él está concentrado en lo que está haciendo con vos”, aseguró el referente local, que ahora deberá empezar con el trabajo diario frente a su rol en el Obispado.

En este sentido, el Monseñor aseguró que tiene una agenda cargada en la diócesis de la ciudad. “El nombramiento tiene matiz de luna de mil pero sabemos que la vida se juega sostenida en el día a día. El servicio que le tengo que dar en la ciudad, tuve una semana con muchas tarea. Hubo cambios de sacerdotes diócesis y mañana empiezan las tareas en Balcarce, distintos barrios de la ciudad, Necochea, Quequén y el domingo en la caravana, las tareas propias de un obispo”.

Comentarios