Piden elevar a juicio a una banda que hacía estafas inmobiliarias

Los hechos ocurrieron entre el 2011 y el 2016. En la causa, están imputadas cuatro personas acusadas por falsas operaciones inmobiliarias que consistieron en el armado de publicaciones de supuestos alquileres de inmuebles que fueron publicados en diferentes páginas web.

Por Redacción

viernes 22 de septiembre, 2017

Por una serie de falsas operaciones inmobiliarias que consistían en el armado de supuestos alquileres de inmuebles que fueron publicados a través de internet, cuatro personas quedaron imputadas en la causa y ahora los fiscales de delitos económicos, Javier Pizzo y David Bruna, le solicitan a la jueza de garantías Rosa Frende, la elevación a juicio de Néstor Martin Giménez, María del Carmen Olalla, Bianca María Saborido y Adolfo Julio Rodríguez.

Los hechos ocurrieron entre el 2011 y el 2016. Fueron 30 casos delictivos que se dieron en el marco de falsas operaciones inmobiliarias por parte de Giménez, mientras que las demás personas imputadas eran las que se encargaban del armado de las publicaciones de los supuestos alquileres de inmuebles que eran ofrecidos a turistas para la temporada de verano.

La metodología usada era hacer publicaciones en OLX y Mercado Libre con nombres falsos y denominaciones falsas, con el único fin de incurrir en el pago de un depósito previo por cuenta bancaria a cada una de las víctimas que al momento de llegar a Mar del Palta para establecer el contacto con los oferentes, nunca sucederían.

Uno de los hechos ocurrió el 20 de diciembre de 2011, cuando Néstor Giménez realizó una publicación en una de las páginas web bajo el lema “Dpto. Güemes 3 ambientes aproveche febrero”, por un costo total de $3400 del 9 al 29 de febrero de ese año, empleando a ello el supuesto nombre de “Raúl Costa” de “Inmobiliarias de Este S.A”. Incluso, se habían ofrecido dos números de teléfonos y la dirección de un correo. De esta manera, preparaban el contacto, que nunca se llegó a concretar porque era todo falso.

Lo que seguía de esta situación era que quien alquile el inmueble, debía abonar una semana de $1700 en concepto de reserva de alquiler en una cuenta cuyo número era 121-368714/5 del banco Santander Río, cuyo titular era Giménez.

Al momento en que los inquilinos arribaban a la ciudad y al constituirse en el domicilio indicado por “Raúl Costa” (Giménez) como perteneciente a la inmobiliaria, esta persona no halló ni pudo ubicar el departamento ofrecido y alquilado. De esta manera, era la modalidad que usaban para seducir a las personas que hoy son víctimas de este delito.

En otras de las maniobras Olalla, Saborido y Rodríguez fueron partícipes necesarios para completar las falsas operaciones ejecutadas por Giménez, tanto en la facilitación de cuentas bancarias para el pago de depósitos como así también en la titularidad de los teléfonos que correspondían a supuestas inmobiliarias.

Cabe señalar que Giménez ya se encuentra detenido en el marco de otra causa que se tramita en la Fiscalía de Delitos Económicos a la espera del debate oral y público en el Juzgado Correccional N° 1, en la que se lo sindica de haber usurpado un inmueble que le pertenece a la Asociación de Cooperadoras de los Hospitales HIGA e HIEMI, para luego alquilarlos y/o venderlos a terceros de buena fe.

Comentarios