Enviaron a José López a juicio oral por enriquecimiento ilícito

Lo determinó el juez Daniel Rafecas. El ex secretario de Obras Públicas del kirchnerismo está preso desde junio de 2016 y ya cuenta con dos procesamientos. Los hechos por los que se lo investiga los bolsos que arrojó en el convento de General Rodríguez con 9 millones de dólares.

Por Redacción

jueves 28 de septiembre, 2017

El juez Daniel Rafecas elevó en las últimas horas a juicio oral al ex Secretario de Obras Públicas del Gobierno de Cristina Kirchner, José López, en el marco de la causa carataluada por “enriquecimiento ilícito”  contra el ex secretario de Obras Públicas K.

El ex funcionario está preso desde junio de 2016 y cuenta con dos procesamientos por enriquecimiento ilícito. Los hechos por los que fue procesado incluyen los bolsos que arrojó en el convento de General Rodríguez con 9 millones de dólares, además por las irregularidades detectadas en la casa de Dique Luján y el departamento de la calle Las Heras 2032, piso 13.

En una resolución de más de 300 páginas y rechazando dos pedidos de nulidad presentados por Maximiliano Rusconi, abogado de Andrés Galera uno de los imputados, el magistrado dio por cerrada la instrucción y elevó finalmente la causa a juicio oral.

La elevación a juicio oral que pidió el fiscal de la causa Federico Delgado -y la Oficina Anticorrupción como querella- incluye a la esposa del ex funcionario, María Amalia Díaz, a Celia Inés Aparicio, a los empresarios Carlos Hugo Gianni, Marcos Marconi, señalados como supuestos testaferros, y a Andrés Galera.

La causa cuenta con tres instancias bien definidas. En primer lugar, la tenencia de casi 9 millones de dólares y unos 150 mil euros, que se secuestraron el año pasado en el Monasterio de Nuestra Señora de Fátima, en la localidad de General Rodríguez.

Las imágenes de López con los bolsos cargados de dinero que nunca pudo justificar fueron determinantes para su detención. Por este hecho serán juzgados López, su ex esposa María Amalia Díaz, y por disposición de la Cámara Federal, por el delito de encubrimiento, la hermana Celia Inés Aparicio.

En segundo lugar, se investigó la compra y refacción de la casa de Dique Luján, partido de Tigre, que López decía alquilar. En este punto se planteó que era el dueño original Y que fue registrada en calidad de testaferro, primero a Andrés Enrique Galera, hasta el año 2010 y de ahí en adelante, también en carácter de testaferro, a Eduardo Ramón Gutiérrez.

Según la resolución del juez Rafecas, “se dio por probado en la causa, que López y Díaz, pese a figurar como “inquilinos”, participaron y decidieron en el diseño de la construcción de la casa, y efectuaron luego ampliaciones a la misma”. Por otra parte, el supuesto alquiler que se pagaba “resultó ser irrisorio para la cotización de la propiedad”.

 

Fuente: Clarín


 

Comentarios