10° C
Mostly Cloudy
Mostly Cloudy

“Se repudian resoluciones por una crisis de confianza en la Justicia”

Lo señaló la Defensora General de Mar del Plata, Cecilia Boeri, quien reconoció falencias en la “comunicación” de distintos dictámenes judiciales, después del masivo rechazo que se manifestó con mayor énfasis en el caso de la Natalia Melmann, la joven brutalmente asesinada en 2001. “Los equipos de asistencia a las víctimas han fracasado”, sentenció.

Por Redaccion

jueves 26 de octubre, 2017

Los “polémicos” fallos en los casos de Natalia Melmann y de Lucía Bernaola, que despertaron un repudio generalizado de la sociedad y hasta desencadenaron en una marcha que ya se prevé para este domingo, son motivo de reflexión y preocupación en el Poder Judicial, que hace tiempo que ocupa uno de los primeros blancos de la población a la hora de hacer cuestionamientos.

En diálogo con El Marplatense, la Defensora General de Mar del Plata, Cecilia Boeri, brindó su mirada sobre el presente que atraviesa a la Justicia y reconoció falencias en la “comunicación” de distintas decisiones, así como en el asesoramiento que reciben durante los procesos de juicio las víctimas.

“Estamos en una época de cambios. Hay una crisis de confianza en la Justicia y entonces hay veces que el repudio a determinadas resoluciones judiciales primero se alimenta de esas dudas o crisis de confianza que existe”, consideró la funcionaria.

Boeri remarcó que los “jueces no se equivocan adrede” y sostuvo que las resoluciones sólo reflejan pensamientos disimiles ante determinadas circunstancias. “Esto es algo difícil de entender. Pero hay cuestiones en crisis como las salidas transitorias, las libertades previas a los vencimientos, el rol y la participación de la víctima, y es lo que generan los cambios legislativos”, señaló.

“Hay resoluciones que no van a satisfacer a todas las partes. La Justicia tiene un sistema en el cual está previsto para esos casos haya recursos, apelaciones, para cualquiera de esas partes que no está satisfecha”, aclaró, y afirmó: “La Justicia funciona de esa manera, para que legítimamente los ciudadanos puedan estar de acuerdo o no con las decisiones judiciales”.

En este marco, la principal referente de la Defensoría General local reconoció que “no hay una docencia ni una comunicación del porqué de las decisiones judiciales en cada caso”. “Evidentemente hay una crisis de confianza para con los jueces, que es algo que tampoco es totalmente infundado”, insistió.

“Uno por eso ve muy saludable que en los juicios jurados no hay tantos reclamos como los que se le hacen a los jueces, pese a que no se escriben los argumentos, porque ahí se confía en que los ciudadanos han examinado cada caso”, ejemplificó.

Ante este escenario de “crisis” que afronta la Justicia, Boeri se mostró esperanzada en que este “malestar social” se traducirá a futuro en la posibilidad de “comunicar distintas resoluciones judiciales y explicarlas de otra manera”.

Asimismo, la Defensora General de Mar del Plata insistió en que es “muy importante” la información y el asesoramiento que reciben las víctimas durante un proceso judicial. “Sino nunca existe la posibilidad de conformarse. Se debe entender que hay una ley que estipula determinadas cuestiones”, fundamentó.

“Este es un tema en el que se está avanzando, pero me parece que todavía estamos en tránsito a que la víctima sea debidamente contenida y asesorada”, consideró, y cuestionó: “La función de esos equipos de asistencia y apoyo a las víctimas han fracasado en su cometido, porque no se trata de enardecer a la víctima inútilmente y no permitirle nunca paz, sino buscar verdad y Justicia”.

Pese a las falencias que reconoció, la funcionaria remarcó que este “sistema es perfectible pero es lo mejor que tenemos y hay que cuidarlo”. “Hay que darles tranquilidad a los jueces para que resuelvan independencia”, afirmó, y concluyó: “Sé que esto no calma el dolor. Pero el punto es comenzar un abordaje desde el arranque con las personas que están sufriendo un hecho. A partir de ese momento, no solamente debe haber contención sino el asesoramiento letrado”.

 

 


 

Comentarios