¿Cómo se aplica el sistema multimodal en el mundo?

En París, Berlín, y Madrid, Bogotá, Santiago de Chile y San Pablo, incorporaron un boleto que dure cierta cantidad de horas y permita acceder a todos los servicios de transporte. En la ciudad de Buenos Aires, se planea que los usuarios paguen el 50% del precio del segundo medio que utilicen y el 30% del tercero, en un lapso de 2 horas.

Por Redacción

miércoles 3 de enero, 2018

El sistema multimodal que se implementará para los boletos de transporte público en la ciudad de Buenos Aires, ya se utiliza en gran parte del mundo pero con algunas diferencias.
En París, Berlín, y Madrid, Bogotá, Santiago de Chile y San Pablo lo incorporaron.

En la ciudad de Buenos Aires, se planea que los usuarios paguen el 50% del precio del segundo medio que utilicen y el 30% del tercero, en un lapso de 2 horas.

París cuenta con un sistema multimodal que une líneas de subte, trenes de cercanías, colectivos, tranvías y el funicular que sube a Montmartre. El Ticket T+ cuesta 1,90 euros y es válido durante dos horas pero incluye ciertas limitaciones. Su uso en el subte es ilimitado durante esas dos horas mientras no se salga de la red. Y es válido en colectivos y tranvías de forma ilimitada hasta una hora y media después del primer uso.

Bruselas tiene un sistema similar. Un ticket sencillo, al precio de 2,50 euros si no se cuenta con un abono de algún tipo (10 viajes, un día, mensual o anual) da derecho a tomar diferentes medios de transporte públicos por toda la ciudad durante una hora.

Londres cobra 1,50 libras esterlinas por un ticket sencillo. Los residentes suelen usar tarjetas que van recargando según usan o abonos por un número determinado de trayectos o un período de tiempo.

Berlín cuenta también con un sistema multimodal de tickets para el transporte público de la ciudad que el U-Bahn (subte), los trenes de cercanías, los colectivos, los tranvías e incluso algunas líneas de barcos en los canales. Se puede cambiar de transporte con el mismo ticket sencillo, que cuesta 2,80 euros si se usa sólo en el centro de la ciudad. El ticket es válido hasta dos horas después de su primer uso. Hay una versión más barata (1,60 euros), pero sólo permite cortos trayectos.

El sistema multimodal de Madrid es limitado si no se tiene un abono de transportes mensual y anual y el sistema de tarifas fomenta que los usuarios habituales se hagan con esos abonos. El ticket sencillo del subte puede usarse para los trasbordos necesarios mientras no se salga de la red. Para usar el colectivo se necesita otro ticket, que se compra al conductor y que sólo es válido hasta que el usuario se baja del colectivo.

Colombia es un país modelo en transporte público. La ciudad de Medellín fue postulada y premiada por su sistema de movilidad. Allí, existe una única tarjeta – “Cívica”- que combina metro, tranvía, metroplus -un colectivos dobles unidos por un acordeón-, minibus y hasta teleférico. Un viaje eventual cuesta 0,80 dólares, pero la tarifa se modifica de acuerdo a la combinación que se haga entre transportes.

En San Pablo, existe la posibilidad de comprar un Billete Único, que ronda los 3 dólares, y permite hacer cuatro transferencias entre metro, tren y bus en un lapso de tres horas. Si se toma un sólo transporte, el boleto común es más económico. En Santiago de Chile existen distintos montos por un sólo viaje en metro, bus, o tren (entre 1 dólar y 1,22 dólares) pero las tarifas cambian si se combinan en un lapso de 120 minutos.

Fuente: Clarín

Comentarios