Allanaron la embotelladora de Manaos por presunta evasión

La justicia actuó a raíz de una investigación realizada por la AFIP por presunta defraudación impositiva que podría superar los 900 millones de pesos.

Por Redacción

jueves 8 de febrero, 2018

A pedido de la AFIP, el juzgado federal en lo Criminal y Correccional 3 de Morón, a cargo del Dr. Néstor Barral ordenó una serie de allanamientos en diversos locales y en la planta comercial de la firma Refres Now, dueña de Manaos, la marca que viene creciendo sostenidamente en los últimos años en el mercado de las bebidas no alcohólicas.

La justicia actuó a raíz de una investigación realizada por la AFIP por presunta defraudación impositiva que podría superar los 900 millones de pesos. Según informó la AFIP, los hechos que dieran lugar a la intervención judicial “resultaron de la verificación de importantes desvíos financieros e inconsistencias impositivas que hacen presumir la comisión del delito de evasión de la empresa referente, el cual se perfeccionaría así también con la utilización de una firma paralela, sin estructura y capacidad económica y financiera, a través de la cual canalizaría ventas marginales”.

Fuentes con acceso a la causa le dijeron a Clarín que la investigación se inició por un dato concreto: el flujo de dinero que circulaba entre Refres Now y la empresa The Ultimate Gesous S.A. Esta última movió en 2016 unos 500 millones de pesos, que no se reflejaban en movimientos bancarios. Para la AFIP, se trataría de una firma sin estructura ni capacidad económica que justificar semejante volumen de negocios. “Daría la impresión de que Refres Now creó una empresa fantasma para canalizar operaciones por fuera del radar de la AFIP” señaló una fuente cercana a la investigación.

“The ultimate gaseous S.A desarrollaría la misma actividad y operaba con las mismas marcas que Refres Now, pero tenía inconsistencias evidentes, como por ejemplo no tenía bienes registrables. Y aparecen como directivos personas sin solvencia económica”, dijeron las fuentes.

La AFIP dijo que la justicia secuestró elementos relevantes para la investigación, tales como libros contables, escrituras, documentación relacionada a la hipótesis delictiva denunciada y soportes informáticos.

 

 

Comentarios