Procrear: crecen los problemas de beneficiarios por la suba del dólar

Cientos de familias en Mar del Plata y todo el país se ven atravesadas por la incertidumbre de poder materializar el sueño de la “casa propia”, ante el aumento sostenido del dolar y la demora en los trámites, iniciados en junio pasado. Reconocen diferencias en los montos que llegan a los 300 mil pesos. “Necesitamos una respuesta del Estado porque es una política social que no puede quedar librada al mercado”, exigieron.

Por Redacción

jueves 22 de febrero, 2018

El aumento sostenido que registró el dólar en los últimos meses y las demoras que sufren los trámites administrativos, sin resolución desde mediados del año pasado, encienden incertidumbre en cientos de familias de Mar del Plata y todo el país que fueron sorteadas el año pasado en el Programa Crédito Argentino del Bicentenario para la Vivienda Única Familiar (PRO.CRE.AR).

La falta de avances con el paso de los meses renueva el reclamo de los beneficiarios, que exigen garantías y respuestas por parte del Gobierno nacional para evitar que “una política social quede librada al mercado” y se logre materializar el tan ansiado sueño de la “casa propia”.

Xoana D’Onofrio es unas de las beneficiarias de Mar del Plata, de la cuarta tanda del programa, y se suma a las 70 mil personas que acusan diversa clase de inconvenientes en las operaciones del Procrear. Desde junio de 2017 que “intenta buscar una solución a todas las trabas que se presentaron”

“Salimos seleccionados en 2017 con un dólar de 16,10 de pesos y después subió a 20 pesos y queremos terminar de concretar la operación para generar ese pedacito de suelo que necesitamos para vivir. Las diferencias y los tiempos de los bancos y escribanías nos llevaron a demorar un montón”, explicó, y graficó: “Los que estamos en etapa de escribanía, tenemos esa disyuntiva de que se nos han ido los montos de 80 mil a 300 mil pesos“.

En un mano a mano que mantuvo con El Marplatense, Díaz consideró que las numerosas problemáticas que se presentaron son una “pérdida de tiempo” y puso énfasis en el esfuerzo que representa para muchas familias cumplir con el pago de los créditos concedidos por el Gobierno.

“Nuestras familias nos apoyan, nos han prestado dinero, y muchos han vendido autos, otros se han ido a vivir con familias. Hemos cambiado el estilo de vida“, ejemplificó, y profundizó: “Nosotros tenemos que tener el 10 por ciento del valor de la propiedad más todos los gastos administrativos. Esto implica mínimo 40 mil pesos, más todos los ahorros que tenemos que tener y toda la diferencia del dólar. Es muy difícil llegar en menos de un año”.

Díaz también recordó que las personas que salieron sorteadas en el programa cobra “entre dos y cuatro salarios mínimo vital y móvil”. “Cómo hace una familia para cubrir una diferencia que hoy llega a los 300 mil pesos en dos meses. Es imposible“, cuestionó, e insistió: “Queremos una solución viable”.

En el marco de estos reclamos, la beneficiaria comentó que están a la espera de novedades después del encuentro que se logró mantener a principios de este mes con autoridades nacionales de la Secretaría de Vivienda y Urbanismo, con quienes se barajaron distintas “posibilidades de solución” .

“Lo que pedimos es que se nos tome un dólar preferencial para que el banco no gane con la diferencia del tipo de cambio, y que esa diferencia del dólar se tome dentro de un crédito, ya sea personal o del hipotecario que estamos teniendo, porque se nos hace muy difícil llegar y si nos bajamos en este momento, perdemos los gastos de escribanos e inmobiliarias“, afirmó.

Al puntualizar sobre este aspecto, Díaz remarcó que “los bancos nunca van a perder porque para ellos es un negocio prestar dinero y tener ganancias a través de él”. “El Estado mostró intención en ayudarnos en la última reunión, pero necesitamos que demuestre el último tirón de interés”, expresó.

Si bien la beneficiaria aseguró que hay estadísticas que marcan que “menos de la mitad de la gente seleccionada logra terminar la operación del Procrear”, mostró su expectativa y confianza de poder revertir esos índices. “Queremos y creemos que todos juntos vamos a poder lograr disminuir esa estadística, porque a ellos y a nosotros nos beneficia. Estamos tratando de colaborar y esperamos la misma devolución”, concluyó.

Comentarios