Monzó y Pichetto “pensaron el país” en Espacio Clarín

Los legisladores estuvieron en Alberti 1242 y fueron los protagonistas de una nueva edición del ciclo de charlas “Diálogos para pensar el país”. La disertación fue moderada por Marcelo Bonelli y se abordaron temas como la gestión de Macri, la economía y la grieta, entre otros.

Por Redacción

viernes 23 de febrero, 2018

El presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó (Cambiemos) y el senador Miguel Ángel Pichetto (Partido Justicialista) formaron parte de una nueva edición del ciclo “Diálogos para pensar el País”. La disertación de ambos estuvo moderada por el reconocido periodista Marcelo Bonelli.

Bonelli abordó diversas temáticas a la hora de encarar la charla, que presentó un gran marco de público, junto a los legisladores. Las cuestiones abordadas fueron: los pasos a seguir para pensar un país con objetivos claros, el rol del Gobierno y la oposición, la economía y la grieta. Además, la gente pudo realizar algunas preguntas a los protagonistas.

– ¿Cómo hacemos los argentinos para pensar el país, para tener una mejor educación, para confiar en la justicia?

Miguel Ángel Pichetto:

“El primer tema que nos debemos es la construcción del diálogo, construir políticas de Estado. Me pareció que en 2016, con el Bicentenario, fue un buen momento para plantear los temas que les preocupan a los argentinos. Tenemos que tener una mitrada cuidada con la globalización, pero también cuidando a nuestros empresarios. El Gobierno tiene una visión a corto plazo, más electoral que de gobierno. El peronismo debe hacer una tarea de renovación para ser una opción en las urnas”.

Emilio Monzó:

“La dirigencia tiene que invitarse a una pausa para en esa pausa, con mucha confidencialidad. Hablo de una pausa para que surja el pensamiento y la creatividad para poder dialogar y donde la disidencia no se vaya cómo título en un medio de comunicación.

La gran exposición es inversamente proporcional al diálogo que deben tener los políticos. Llevamos dos años de minoría. A mí me cuesta mucho ver la sociedad partida. El populismo de los últimos años ha coartado el diálogo.  Cada vez está mas concentrada visión a los dirigentes nacionales y ya no hay tantos dirigentes locales. Hay una generación política que sí busca el diálogo siempre. Estos cambios nunca van a llegar a buen fin si no ponemos reglas claras de juego”.

-¿Quién debe dar el primer paso, el Gobierno o el Peronismo?

Pichetto:

“Estamos rondando un 30% de pobreza y los niveles de indigencia son muy altos. La sociedad argentina se merece una discusión del rumbo y la responsabilidad está sobre el que gobierna es quien debe construir el diálogo. Los sectores violentos van a quedar aislados si hay políticas de Estado para combatir el narcotráfico, el desempleo, la indigencia. La política de Duran Barba sólo sirve para ganar elecciones”.

Monzó:

“La apertura siempre la debe generar a quien le toca la oportunidad de gobernar. Creo que el gobierno que asumió con Macri en 2015, siempre tuvo una predisposición al diálogo. Argentina invita no solo a la convocatoria para lograr consenso y política de Estado, sino para gobernar. Hay que convocar a dialogar y gobernar. Hay mucha gente de otros partidos políticos con experiencia de gestión que sería una pena desaprovechar. El kirchnerismo no hubiera estado predispuesto a sentarse en ese lugar”.

-¿Cómo crece la economía argentina?

Pichetto:

“Hay problemas estructurales que venían de anterior como gente que se iba de vacaciones al exterior. Pero el Gobierno no ha hecho nada para revertir eso. Hay temas que son de corrección económica. Hay sectores de la vida industrial que tienen un fuerte impacto por las cosas que ingresan de afuera. Las fábricas no sobreviven”.

Monzó:

“Es difícil salir de un populismo de 12 años. Las tarifas que se pagaban eran subsidiadas. Para conseguir esos subsidios había mayor presión tributaria. La clase media se hizo cargo de la fiesta de estos últimos 12 años. El Estado gastaba más de lo que recaudaba para mantener cooptado a un electorado que lo votaba. Nadie quiere que su poder adquisitivo disminuya, las políticas de estado van a tener un costo en la coyuntura, pero con buenas miras hacia el futuro”.

-¿Está dispuesto el peronismo a pagar costos?

Pichetto:

“Del 100 por ciento de los proyectos de ley, el 76% fue votado donde tienen minoría absoluta. Los hemos acompañado. Lo que le hizo perder 17 puntos en 60 días a este presidente fue la mal llamada reforma previsional. Yo tenía una imagen positiva y por acompañar esta reforma, pago un costo político. Ha sido un diseño pésimo de este gobierno. No saben de historia. Si este gobierno supiera de historia, no se hubiera endeudado a cien años”.

Monzó:

“La oposición acompañó. El justicialismo ha acompañado permanentemente los proyectos del gobierno. Hay que sincerar como está el país. Hay que describir bien en qué situación está el país y la Anses, donde más presupuesto de Nación se emplea. El corto político lo sufre solamente el gobierno nacional”.

-¿Se puede recomponer el peronismo con Cristina Kirchner?

Pichetto:

“El Gobierno alienta la construcción opositora en la cabeza de Cristina Kirchner. Duran Barba dijo que la ex presidenta podía volver a ser presidenta. El gobierno debe improvisar y no se puede ensayar más con la Argentina. En el Peronismo deben aparecer figuras nuevas y jóvenes”.

Monzó:

“Cada vez que aparece Cristina, nos consolida el gobierno (bromeó). Es obvio. Cuando uno es gobierno, tiene la responsabilidad de generar una oposición acorde al país que deseamos. Como gobierno, debemos ayudar que la oposición sea la alternativa política del país. Ojalá que esa oposición sea mejor que quienes gobernamos, pero si es mejor que lo sea para todos los argentinos”.

-¿ Con este tipo de encuentros se puede cerrar la grieta?

Pichetto:

“Al gobierno también le gusta jugar con la grieta. Es una mecánica de vuelo corto, de gorrión que se come los alambrados. El gobierno debería alentar y el peronismo debería reconstruirse y plantear alternativas. Hay que hacer el esfuerzo para construir una agenda pública”.

Monzó:

“Nunca hubo una grieta entre nosotros. La grieta se va a cerrar porque quienes más la promovieron, cada vez tienen menos rédito electoral. La extensión que tiene el kirchnerismo es cada vez menor. El peronismo ha sido siempre el partido de mayor heterogeneidad. Me siento un peronista desde ese lugar. Pienso que nunca hubo una grieta entre Miguel o yo, pero sí una cultural promovida por el kirchnerismo”.

Comentarios