17° C
Rain
Rain

Día Mundial del Agua: aconsejan un uso racional en la ciudad

Investigadores del Conicet aseguraron que Mar del Plata se abastece de reservas subterráneas, cercanas al mar, por lo que el uso excesivo “permitiría el ingreso de agua altamente salinizada a las napas, transformándola en no apta para el consumo”.

Por Redacción

jueves 22 de marzo, 2018

El Día Mundial del Agua se celebra cada 22 de marzo, y en este marco es que investigadores miembros del CONICET Mar del Plata, pertenecientes a diferentes institutos, comentaron sobre la situación del recurso en nuestro país y en la ciudad, sus principales causas de contaminación y cómo hacer de éste un uso más sustentable.

Esta conmemoración es promovida desde 1993 por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Cada año destaca un aspecto en particular relacionado con este recurso y, para el 2018, se postuló como objetivo concientizar sobre el mal uso del agua.  El agua es el recurso más preciado y, pareciera, cada vez menos valorada a nivel social. Es fundamental para el desarrollo de diferentes actividades industriales, económicas, agrarias e incluso recreativas.

Los investigadores de los tres institutos del CONICET Mar del Plata coincidieron en que la situación actual del recurso en la ciudad “es delicada”.

La ciudad se abastece de reservas subterráneas cercanas al mar por lo que un uso excesivo de estas permitiría el ingreso de agua altamente salinizada a las napas transformándola en no apta para su consumo”, indicó el investigador asistente del Instituto de Investigaciones en Ciencia y Tecnología de Materiales (INTEMA, CONICET – UNMDP), Sebastián Bonanni.

Paradojicamente, los principales usos del agua también son sus principales causas de contaminación, sumado a la falta de conciencia ambiental, falta de control y desperdicio.  “Existe un contrasentido en el mundo: el agua es un bien preciado en algunos lados y en otros no. No existe una conciencia real de su uso, por lo que implementar estrategias principalmente educativas como la utilización de agua de lluvia es fundamental”, expresó la investigadora superior y Directora del Instituto de Investigaciones en Biodiversidad y Biotecnología (Inbiotec), Graciela Salerno.

Para concientizar y elaborar estrategias y políticas públicas que contribuyan al cuidado del recurso, es importante que la comunidad sepa por qué es importante el agua en nuestras vidas, indicaron desde el instituto.

Bonanni explicó que “todo lo que nos rodea requiere agua en alguna etapa de su proceso productivo y, en muchos casos, la cantidad que se necesita es mayor a la que se imagina”.

En tanto, Daniel Martinez, investigador principal, miembro del Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras agregó que “el agua es una sustancia singular en sus propiedades fisicoquímicas y por supuesto, fundamental para la vida. Se utiliza para tareas de higiene, generación de energía, esparcimiento y actividades recreativas. Todos los seres vivos dependen de ella para vivir, ya sea para la hidratación o para el desarrollo de otras especies”.

A pesar que nuestro planeta, abundante en recursos naturales, está compuesto en su superficie principalmente por agua, ésta no es apta en su totalidad para su consumo. De hecho, el 97 por ciento  del agua se encuentra en los mares y dentro del 3 por ciento restante se divide en: 69 por ciento agua en estado sólido (glaciares y casquetes polares), un 30 por ciento en agua subterránea y un 1 por ciento de agua superficial de lagos de agua dulce. “Es importante saber que, si un balde de agua representara todo el agua del mundo, sólo una cucharita de té es el agua dulce de fácil acceso”,  enfatizó Bonanni.

Resulta sencillo identificar la cantidad de agua que se utiliza de manera directa y cotidiana para cocinar, beber, bañarse o lavar el auto. Sin embargo, para los procesos productivos también se utilizan grandes cantidades que no se tienen en cuenta. Por ejemplo, para la elaboración de un kilo de azúcar se necesitan 1500 litros, para una botella de vino 700 litros, para un kilo de carne de vaca 15000 litros, una remera de algodón 2500 litros y un kilo de papel 2000 litros, entre otros.

Por otro lado, la disponibilidad y el acceso al recurso hídrico en el mundo están directamente relacionados con la distribución de los climas. “En Argentina, el 75 por ciento del territorio corresponde a condiciones secas, con climas áridos y semi áridos. Por eso es que muchas zonas se encuentran en déficit hídrico”, dijo Martínez.

Por su parte, Salerno sostuvo que este recurso “es el primer alimento del ser humano, tiene que ser potable y estar libre de contaminantes biológicos y toxinas. No pueden contener células o sustancias que puedan perjudicar o influir negativamente en la salud de las personas”.

En el Intema hay diversos grupos que desarrollan distintos métodos para la reutilización de aguas residuales. “Está en ejecución un plan estratégico que busca la sustentabilidad energética amigable con el medio ambiente. A su vez, en el marco de un proyecto de colaboración internacional se ha construido una planta de tratamiento de aguas residuales que permite reutilizar para el riego el agua vertida por el instituto”, concluyó Bonanni.

Comentarios