5° C
Clear
Clear

7 razones para olvidarse de las bebidas cola

Enfermedades respiratorias, adicción, daño en los huesos y dientes son algunos de los efectos más contraproducentes. Los argumentos científicos.

Por Gimena Rubolino

martes 3 de abril, 2018

  1. Su consumo puede producir una baja del potasio en sangre.

El potasio, que se obtiene a través de los alimentos, es un mineral que ayuda a los nervios y músculos a comunicarse.

Los riñones se encargan de eliminar el exceso de potasio a través de la orina para mantener un equilibrio apropiado del mineral en el cuerpo.

Un nivel demasiado alto o demasiado bajo de potasio en la sangre puede causar varios trastornos, algunos graves sostiene un estudio publicado en International Journal of Clinical Practice (Revista Internacional de Práctica Clínica).

 

  1. Pueden generar fatiga.

El consumo excesivo de cualquier tipo de cola puede conducir a una variedad de problemas de salud incluida fatiga, pérdida de productividad y trastornos musculares que van desde debilidad leve hasta parálisis profunda.

 

  1. Son malas para la salud ósea.

El ácido fosfórico que traen varias de las bebidas cola, causan una desmineralización ósea, y una no adecuada absorción de calcio, con fracturas de huesos, dificultad de absorción de hierro, generación de anemia y predisposición alta a la diabetes.

 

  1. Contienen ácidos que dañan los dientes.

El acidulante 338 o ácido fosfórico (le da el sabor tan refrescante y acido a la bebida) conocido también como ácido orto fosfórico, que inclusive puede atacar óxidos y corroerlos es un compuesto dañino para el calcio de los huesos, causando también daño en los dientes  y es uno de los mayores contribuyentes al aumento de la osteoporosis.

 

  1. Causan un envejecimiento progresivo en el ADN humano.

De acuerdo con un estudio publicado en American Journal of Public Health el consumo de bebidas cola, como Coca-Cola o Pepsi, sus distintas variedades y colores, están vinculadas al envejecimiento acelerado del ADN, lo que conllevaría a una aceleración del envejecimiento celular del organismo afirmaron investigadores.

 

  1. Generan adicción.

Los científicos explican que el azúcar que contienen las gaseosas activa en el cerebro centros nerviosos que aumentan el nivel de hormonas dopamina y serotonina, que a su vez producen una cierta sensación de placer. Por lo tanto, cuanto más bebidas azucaradas consumimos más estimulamos el cerebro.

Un estudio de la Universidad de Carolina del Norte ha señalado que los refrescos dietéticos que contienen edulcorantes artificiales químicos en lugar de azúcar, por su parte, pueden provocar la sensación de hambre y el deseo de consumir azúcar.

 

  1. Pueden producir problemas respiratorios.

Tres investigaciones realizadas por científicos de Suecia, EE.UU. y Australia han demostrado que las bebidas gaseosas azucaradas provocan un aumento del asma.

De acuerdo con el estudio publicado en la revista European Journal of Clinical Nutrition, el azúcar que los refrescos contienen en grandes cantidades causa la inflamación de vías respiratorias, la característica principal del asma y lo peor sin las personas se percaten de ello.

 

 

 

Comentarios