11° C
Rain
Rain

El consumo de los alimentos sin azúcar agregada

Leer bien los rótulos de los productos es fundamental para no creer que se está ingiriendo un producto sugar free cuando en realidad no lo es.

Por Gimena Rubolino

miércoles 4 de abril, 2018

Según el Código Alimentario Argentino (CAA), con el nombre de azúcar se identifica a la sacarosa. Dependiendo del proceso de refinamiento se pueden elaborar distintos tipos:

  1. azúcar moreno (también llamado negro, crudo o mascabo) que se obtiene del jugo de la caña de azúcar sin refinar ni procesar, que debe su color a una película de melaza que envuelve cada cristal y que normalmente tiene entre 96 y 98% de sacarosa.
  2. azúcar rubio, que es menos oscuro que el azúcar moreno y con un mayor porcentaje de sacarosa.
  3.  azúcar blanco, que tiene un 99,5% de sacarosa.
  4. azúcar refinado o extra blanco, que es el más puro de todos, contiene entre un 99,8 y 99,9 % de sacarosa y se ha cristalizado dos veces con el fin de lograr su máxima pureza.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que tanto para los adultos como para los niños, el consumo de azúcares libres se debería reducir a menos del 10% de la ingesta calórica total.

Dentro de esta advertencia, muchos productos han llegado al mercado con la etiqueta de “sin azúcar agregada” esto es importante mencionar porque no quiere decir que no contengan azúcar.

Los alimentos que comúnmente tienen esta leyenda son mermeladas, algunos alfajores y golosinas que ofrecen las dietéticas, chocolates, budines, algunos panificados, aderezos, barritas de cereal, etc.

Especialistas en nutrición describen que el azúcar tiene muchos nombres (al menos 61) y se encuentra en muchos jarabes y concentrados diferentes. Los más comunes incluyen: azúcar de caña o azúcar moreno, jarabe de maíz o jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, azúcar de remolacha, azúcar de coco, sirope de ágave, concentrado de zumo de manzana o uva, miel o panela. Además, cualquier cosa que termine con el sufijo “-osa” también conforma un tipo de azúcar, como la sacarosa, la glucosa, la dextrosa, fructosa o la lactosa.

Los azúcares se esconden en muchos alimentos diferentes en el supermercado, por lo que leer la etiqueta es una necesidad absoluta para aquellos que quieren seguir una dieta sin azúcar.

La leyenda “sin azúcar agregada” ya está anticipando que el producto tiene algo de azúcar por lo que no es recomendable consumirlo.

Preferentemente se recomiendan alimentos no procesados como las frutas o que contengan edulcorantes naturales como la Stevia.

Comentarios