13° C
Fog
Fog

Labios: Cuidados para el Invierno

Se trata de una zona del cuerpo expuesta a los factores externos diarios como frío, viento y sol. Consejos para protegerlos y mantenerlos atractivos.

Por Gimena Rubolino

lunes 16 de abril, 2018

Es frecuente que durante esta etapa del año los labios se resequen, se formen escamas y tomen un color más rojizo.

El doctor Ennio Barrón, dermatólogo del Instituto Latinoamericano de la Piel, advirtió que en algunos casos, el invierno no solo produce resequedad, sino también irritación o comezón. Los más afectados suelen ser las personas con la piel seca o sensible, especialmente niños pequeños y ancianos.

Especialistas en dermatología atribuyen la sequedad de los labios a las siguientes causas:

  • Ambientes secos: los ambientes bajos en humedad relativa hacen que se nos seque más la piel. Los labios, al ser una de las zonas más expuestas del cuerpo, son los que primero se afectan.
  • Tendencia a tener piel seca: aquellas personas que en general tenga una piel seca, tendrán más tendencia a sentir los labios irritados. Esto es habitual para las personas con dermatitis atópica.
  • El cigarrillo: es irritante y por eso puede dañar los labios.
  • Humedecer los labios: Ésta es una de las causas más frecuentes de labios secos. Hay personas que, en ausencia de cualquier enfermedad o medicamento que cause labios secos, tienen la “manía” de humedecerlos continuamente con la lengua. De esta manera se eliminan los hidratantes y protectores naturales de la piel, con lo que los labios se quedan más secos y desprotegidos.
  • El estrés externo diario (frío, viento, sol, etc.): hacen que los labios sean vulnerables.

Este fenómeno puede ocurrir también después de algunos tratamientos médicos intensivos. Los labios están, de hecho, desprovistos de su película hidrolipídica, lo que significa que están menos protegidos: no tienen capa córnea o glándulas sebáceas o suministro de melanina, que protege la piel de manera natural.

Cómo protegerlos

Hidratarlos: aplicarse frecuentemente vaselina o bálsamo labial. Si lleva protección solar, mejor aún.

Evitar humedecerlos: si los labios secos son causados por chupeteo, la única solución para mejorar es evitar esta costumbre.

No morderse: Si se descaman o agrietan los labios, no retirar las pielecitas que se formen. Esto retrasará la curación y además aumentará el dolor.

En ocasiones la irritación de los labios es tal que sólo los productos protectores e hidratantes no son suficientes. En estos casos, es bueno consultar con un médico o dermatólogo para que brinde un tratamiento adecuado a cada paciente.

Los labios requieren suavidad y protección. Con un bálsamo adecuado la barrera de la piel se irá fortaleciendo.

Ácido hialurónico para unos labios más gruesos

En el caso que se quiera obtener un mayor volumen, la técnica de relleno con ácido hialurónico es una de las más recomendadas.

Se trata de un producto sintético pero producido naturalmente en el cuerpo humano para retener agua aportando hidratación y volumen a los tejidos.

El doctor Diego Pugliese, especialista en Cirugía estética afirma que “es biocompatible y no genera rechazo, por lo cual es excelente para reponerlo donde el tiempo lo ha disminuido y permanece en el sitio de colocación hasta un año. Es el relleno de elección actualmente en rostro”.

Comentarios