19° C
Clear
Clear

¿Por qué comer poco engorda?

Estudios científicos demuestran que a mayor calidad de alimentos más grasa corporal se pierde. Argumentos para olvidarse de las dietas rápidas.

Por Gimena Rubolino

miércoles 18 de abril, 2018

Para poder bajar de peso es importante entender cómo funciona el metabolismo.

Jonathan Bailor en “El mito de las calorías” explica que cuando el cuerpo no recibe los nutrientes que necesita (vitaminas, minerales, grasas y aminoácidos esenciales) entra en “modo hambruna” y comienza a eliminar masa muscular porque consume muchas calorías.

Así es como intentar comer menos es contraproducente porque provoca el fenómeno de las dietas yoyó y este tipo de dietas aumentan el riesgo de infarto de miocardio, ictus, diabetes, hipertensión arterial, cáncer, depresión del sistema inmunitario, trastornos de alimentación, déficits de las funciones cognitivas, fatiga crónica y depresión.

Un estudio de la Universidad de Harvard realizado sobre una muestra de 67.272 personas demostró los efectos negativos de pasar hambre. Los investigadores separaron esta gran muestra en cinco grupos en función de las calorías que ingerían y descubrieron que cuánto menos comían, más grasa corporal tenían.

El hambre no es saludable. Pasar hambre para quemar grasa es como beber agua salada para saciar la sed. Ambas parecen estrategias eficaces y ambas proporcionan cierto alivio a corto plazo, pero a largo plazo, ambas hacen más mal que bien” explica Bailor.

Por su parte, investigadores de la Universidad de California afirman “que hay muy pocas pruebas de que las dietas conduzcan a una pérdida de peso o a una mejoría de salud a largo plazo”.

Comer más para quemar más

Se ha demostrado clínicamente que comer más cantidad de los alimentos correctos ayuda a quemar grasa a largo plazo.

Las siguientes son algunas de las pruebas:

  • Un estudio de la Universidad de Connecticut concluyó que las personas que comían más alimentos de alta calidad ingerían 300 calorías más a diario y quemaban más grasa corporal.
  • Un estudio de la Universidad de Pensilvania concluyó que las personas del grupo que comía más alimentos de alta calidad ingirieron un total de 9500 calorías más a lo largo de seis meses y perdieron un 200% más de peso.
  • Un estudio publicado en Obesity Research concluyó que las personas del grupo que comía más alimentos de alta calidad habían ingerido un total de 25 mil calorías más a lo largo de tres meses y no engordaron.

Jonathan Bailor detalla que “perder peso con más cantidad de alimentos es posible porque las calorías adicionales que consumimos no tienen por qué transformarse en grasa corporal sino que pueden quemarse automáticamente”.

Comer más y engordar menos es viable porque cuando gozamos de salud hormonal disponemos de otro tipo de mecanismos que nos permiten gestionar las calorías sin transformarlas en grasa corporal. Razones más que contundentes para olvidarse de las dietas pobres en calorías.

 

Comentarios