12° C
Clear
Clear

Ovodonación: aseguran que hay mucha demanda pero pocas donantes

Así lo afirmó a El Marplatense, el médico especialista en medicina reproductiva, Guillermo Landi. “Hoy tenemos pacientes receptoras en exceso”, indicó.

Por Redacción

domingo 22 de abril, 2018

La ovodonación es una práctica que se realiza desde hace más de diez años y cada vez son más las pacientes que recurren a óvulos donados para poder ser mamás. Sin embargo, debido a distintos factores, con el tiempo aumentó la demanda pero disminuyó la cantidad de donantes.

El especialista en medicina reproductiva, quien trabaja en un centro especializado en medicina reproductiva y genética, Guillermo Landi, dialogó con El Marplatense sobre de qué se trata el proceso y la situación en la ciudad y el país.

Debido a que la mujer posterga más su maternidad se da la tendencia que a  “avanzada edad reproductiva empiezan a consultar para ser mamás y hay una serie de enfermedades y trastornos que hacen que pierda capacidad por insuficiencia de fertilidad de sus óvulos”.

“Cuando quieren ser mamás se encuentran que sus óvulos no están en condiciones de ser fertilizados para generar embrión o bien no los posee, entonces no tiene otra alternativa que pedir a alguien que le done los óvulos que ella no tiene”, explicó Landi.

Por su parte, la paciente que va a donar debe cumplir ciertos requisitos, no puede donar cualquier mujer. “Debe tener hasta 32 años de edad, ya que cuando la paciente es mayor va perdiendo capacidad reproductiva el óvulo”, indicó y agregó que además tiene que tener “estudios genéticos e infectológicos normales”. También debe pasar por el gabinete psicológico para ver si tiene algún trastorno del punto emocional o familiar.

“Cuando esa mujer cumple con esos requisitos, pasa a ser potencialmente donante de óvulos. Aparte es importante hacer un estudio hormonal y ecográfico para ver que ellas tenga reserva ovárica para poder obtener los óvulos”, sostuvo.

El proceso debe empezar con un tratamiento de estimulación de ovulación “para hacer que sus ovarios generen una cantidad de óvulos. Eso se hace con una medicación subcutáneo no intramuscular”. “Es muy similar a la insulina que se aplican los diabéticos, se hace por 10 o 12 días. Se realizan controles ecográficos y análisis de sangre y cuando la paciente tiene óvulos más maduros entra en quirófano”, manifestó el especialista en medicina reproductiva.

Una vez allí, se extraen los óvulos por medio de una ecografía transvaginal, se los da a la bióloga y los fertiliza con el semen de la pareja. “Lleva dos horas de intervención. Lo más traumático es la intervención que debe tener, algo bastante simple”, señaló Landi y remarcó que “todo esto es completamente gratuito para la donante”.

“La falta de pacientes para donar óvulos es a nivel nacional”

Asimismo, el especialista se refirió a la mucha demanda que hay de óvulos pero pocas donantes. “Debido al advenimiento de la Ley de la medicina reproductiva cada vez son más las pacientes que pueden acceder a un tratamiento de reproducción. Eso ha hecho que de tener óvulos en exceso hace 10 años atrás y hoy tenemos pacientes receptoras en exceso, pero no tenemos donantes”, apuntó.

“Hay una lista de pacientes que están esperando que haya otra paciente que pueda donar. Es muy importante que se acerquen las mujeres para averiguar porque desgraciadamente estamos con mucha demanda y muy poca oferta de pacientes donantes”, dijo Landi.

En tanto, aseguró que “por lo general no tiene ninguna consecuencia” para la donante. “Es algo importante que los pacientes tengan la tranquilidad que no van a sufrir disminución de la capacidad reproductiva por donar óvulos”, subrayó..

Por otro lado, la bióloga Alicia Pené, quien también trabaja en el instituto, comentó que cada folículo que se le aspira a la donante “contiene un óvulo en su interior que permite inseminarlo y llegar a tener un embrión”.

“Una vez que tenemos los embriones dentro del laboratorio generamos las condiciones de cultivo como para que el embrión vaya creciendo y una vez al día lo miramos al microscopio y anotamos las características de cada embrión”, manifestó y agregó que cuando la paciente está preparada para la “trasferencia de uno o dos embriones se procede a la transferencia embrionaria”.

Finalmente, la bióloga explicó que lo último en técnicas que se realiza dentro del laboratorio son las de genéticas de los embriones. “Estos test nos permiten extraer algunas células del embrión, que no le alteran su evolución ,y se lo analiza genéticamente para saber su constitución cromosómica para saber si es un embrión normal o anormal, antes de su transferencia”, concluyó.

 

Comentarios