9° C
Clear
Clear

5 formas de mantenerse activo en el trabajo

Consejos para evitar el sedentarismo sobre todo para aquellos que realizan tareas de oficina y pasan la mayor parte del día sentados.

Por Gimena Rubolino

viernes 11 de mayo, 2018

 

  1. Ir en bicicleta o caminando hasta el trabajo.

Dejar el auto en casa e ir caminando o en bici es una solución. En comparación con los desplazamientos diarios al trabajo en automóvil o en transporte público, el ciclismo para ir al trabajo se ha relacionado con un menor riesgo de muerte por todas las causas y un menor riesgo de cáncer.

Tanto andar en bicicleta como caminar al trabajo también se han asociado a un menor riesgo de enfermedad cardiovascular.

  1. Ponerse de pie regularmente.

Para reducir el comportamiento sedentario y el tiempo dedicado a sentarse en el trabajo, un equipo de expertos publicó una guía en el British Journal of Sports Medicine en 2015. El equipo concluyó que los empleados de oficina debían permanecer de pie durante al menos 2 horas durante su día de trabajo, para romper la sesión prolongada.

Los investigadores creen que incorporar comportamientos de pie (como mesas de trabajo altas o escritorios de pie) en el día de trabajo podría ser más factible para los trabajadores que el ejercicio dirigido.

Cada vez más empresas están adoptando el uso de escritorios de pie a medida que más evidencia sobre sus beneficios sale a la luz.

  1. Moverse más.

Diversos estudios han encontrado que por cada hora extra de estar sentado durante más de 5 horas, el tamaño de la cintura aumenta en 2 centímetros y el riesgo de enfermedad cardiovascular en un 0,2%.

Incluso cuando estás sentado no necesitas necesariamente estarte quieto; moverse en el asiento también podría marcar la diferencia.

Un estudio dirigido por la Universidad de Leeds en Reino Unido sugirió que los movimientos pequeños, como el movimiento de piernas por inquietud, podrían contrarrestar algunos de los efectos adversos de una sesión prolongada estando sentado.

  1. Reordenar el ambiente del trabajo.

Incorporar actividad física en nuestro día laboral tiene numerosos beneficios para la salud, pues disminuye las ausencias de trabajo y aumenta las capacidades cognitivas, el estado de ánimo y la productividad. Teniendo en cuenta todos los resultados positivos de ser menos sedentario, nuestro jefe podría estar abierto a cambiar el entorno de trabajo para proporcionar más opciones de movimiento.

Algunas empresas ya ofrecen clases de estiramiento antes del trabajo, descansos de yoga durante el horario de oficina y grupos para correr a la hora del almuerzo para ayudar a los trabajadores a cuidar de su bienestar y aumentar la eficiencia del trabajo.

  1. Cuidar el almuerzo.

En lugar de tomar el almuerzo delante de la computadora mientra se revisa el móvil y se contestan mensajes de correo electrónico, tomarse un descanso y hacer algo físicamente activo.  Pasear en bicicleta, nadar, pasear… cualquier actividad nos motivará para las horas restantes en la oficina.

Comentarios