6° C
Clear
Clear

Legalización del aborto

“Un bebe fruto de una violación y uno del amor, no se diferencian”

Así lo afirmó la polémica “militante del bebito” frente a la Cámara de Diputados. La mujer, famosa por utilizar muñequitos de fetos agregó: “Un niñito abortado a las 14 semanas sufrirá muchísimo, quieren eliminar también a los niños con discapacidad y con Síndrome de Down”.

Por Redacción

martes 29 de mayo, 2018

Mariana Rodríguez Varela se hizo conocida por estar en contra de la legalización del aborto. Conocida como “la militante del bebito”, por usar pequeños muñecos de fetos, expuso este martes en el anexo de la Cámara de Diputados. “Un ser humano fruto de una violación, y uno fruto del amor, no se diferencia en nada”, aseguró, en su argumentación, mientras sostenía dos imágenes de ecografías.

“Piden aborto por violación sin límite de tiempo. Imagínense, una madre entra a hacer una ecografía fruto del amor, un niño soñado. Y atrás entra una por violación. El médico mezcla las dos: ¿pueden decirme cuál es fruto de una violación y cuál del amor? Es imposible, deberían hacer magia: es un ser humano”, explicó, mientras sostenía dos imágenes de distintas ecografías.

“Como dijo Karina Estrella: ‘¿Mi vida vale menos que la de alguno de ustedes por haber sido concebida en una violación?’ Nadie se animó a levantar la mano. Su vida vale oro, como la de todos nosotros”, siguió.

“Todos y cada uno de nosotros somos un tesoro: nuestras vidas valen y deben ser respetadas. Un niñito abortado a las 14 semanas sufrirá muchísimo. Un aborto a la 14 semanas es tortura“, aseguró Rodríguez Varela.

La militante se hizo conocida por repartir pequeños muñecos de bebés, al que llama “bebito” y pide defender. “El Código Penal existe y pauta lo que es delito. Como deberían controlar el robo de autos cerrando depósitos de auto partes, de la misma manera tendrían que luchar contra el aborto clandestino. Eso salvaría vidas”, aseguró a Clarín, a la vez que pidió por “leyes para contener a las embarazadas, y programas de protección del niño por nacer“.

El niño por nacer se transforma en 2018 en un esclavo. Su cuerpo tiene dueño que decide cómo empezar a mutilarlo. En un aborto, a las 12 semanas, el niñito ya tiene sus huellas dactilares. Podríamos hacerle un DNI pequeñito para él. Es un ser humano como uno de nosotros. Siempre, ese ser humano que está creciendo es uno de nosotros”, siguió.

Quieren eliminar también a los niños con discapacidad y con Síndrome de Down, porque ese es el secreto de la semana 14. Argentina quiere la vida”, cerró.

Comentarios