6° C
Clear
Clear

La justicia analiza viáticos truchos de Amado Boudou

La Justicia lo investiga por rendiciones de gastos cuando era ministro de Economía. El ex funcionario deberá declarar el 14 de este mes. Entre ellos, se destaca una factura por 3050 euros para una traductora.

Por Redacción

jueves 7 de junio, 2018

Más de 250 expedientes son analizados en el juzgado del juez Ariel Lijo, en el marco de una causa que comienza a complicar al ex vicepresidente Amado Boudou. En el caso fue procesado por “peculado” al rendir tres viáticos con facturas truchas.

Fue durante una visita a Francia en 2011, en el marco del G20, cuando el ex funcionario estaba a cargo del Ministerio de Economía. Justamente de París empezaron a llegar respuestas a los exhortos enviados desde Argentina. Con más revelaciones. No era real ni el presunto gasto por una traductora.

El juez Lijo procesó a Boudou, a Guido Forciere -ex jefe de gabinete del ministerio-, y a su secretario privado, Héctor “Cachi” Romano, al encontrarlos responsables del delito de peculado –malversación de fondos públicos– por la “presentación de declaraciones juradas con datos falsos y comprobantes de pago apócrifos”, en la rendición de viajes cuando era ministro. Tienen un embargo de un millón de pesos cada uno.

Esta causa, en el abanico de acusaciones que afronta el ex funcionario en la Justicia, es de las más pequeñas pero más sintomáticas. Y muestra la voracidad de Boudou: está acusado de delitos enormes, como querer quedarse con la única imprenta privada capaz de hacer billetes (Ciccone); hasta de truchadas tan chicas como falsificar rendiciones de viajes.

La traductora Ana Ruth Juárez señaló ante la consulta del juez Lijo, que el monto de la Factura por 3.050 euros, no es tal. “Los servicios de traductorado se cobran entre 600 a 1.000 euros”, como máximo, indicó. Si bien reconoció haber realizado parte de la tarea que se le atribuye en febrero de 2011 en el marco del G-20, señaló que ella “nunca” cobró dicho monto.

La intérprete participó de la reunión de ministros de Finanzas y Gobernadores de Bancos Centrales del G20 en París, y según el Ministerio de Economía cobró dichos servicios por 3.050 euros, “la cual fue desconocida por la mencionada intérprete”.

“La factura falsificada quedó registrada como comprobante Nro. 3 en el mencionado expediente administrativo”, señaló Lijo que realizó una ampliación de indagatoria a Boudou y deberá declarar el 14 de junio.

Para la Justicia quedó corroborado que hubo documentación falsa al momento de rendir facturas vinculadas a los viáticos de una serie de viajes al exterior realizados cuando Boudou estaba frente al Palacio de Hacienda, por más de 17.000 euros.

 

Comentarios