Cristóbal López: la AFIP lo demandará por más de $22 mil millones

El ente recaudador sabe que será muy difícil cobrar, incluso, la cifra de origen, los $8 mil millones.

Por Redacción

lunes 18 de junio, 2018

Ante la quiebra de Oil Combustibles SA -petrolera de Cristóbal López-, la AFIP la principal acreedora de la compañía, sabe que ya no podrá recuperar la deuda inicial de $ 8.000 millones que se generó por la falta de pago del Impuesto a la Transferencia de los Combustibles (ITC) algo que mes a mes debía tributar el empresario K, pero por el contrario, decidió financiarse con los fondos del Estado según determinó el juez Julián Ercolini quien ordenó su detención por defraudación.

Sin embargo, el ente recaudador reclamará más de $ 22.000 millones a través de la demanda civil contra los dueños del Grupo Indalo y Ricardo Echegaray, ex titular de la AFIP.

La compañía que utilizó Cristóbal López para defraudar al fisco en $ 8.000 millones durante el último gobierno de Cristina Kirchner, está cada vez más cerca de ser vendida. Fuentes de la empresa indicaron a Clarín que hace no más de ocho meses, el valor de los activos de Oil Combustibles se estimaba en 203 millones de dólares. La valuación actual realizada por los interventores judiciales, le otorgó un cotización de 42,5 millones de dólares, como dio a conocer este medio.

El próximo paso, según la resolución del juez comercial Javier Cosentino que lleva adelante la quiebra de la empresa, será la venta de los activos a un valor inferior a lo que sus propios dueños consideraron que se realizaría todo. Contra lo que hoy la compañía vale hay una deuda de $ 8.000 millones que la misma generó con el Estado.

A través de la demanda, se exige que los acusados respondan por “la totalidad de las sumas dejadas de percibir por el Fisco en función de la maniobra defraudatoria“, ante “los perjuicios causados por la afectación de la institucionalidad de la AFIP por la pública burla a los controles del Fisco” y por “el lucro cesante que supone para el Estado Nacional la indisponibilidad de las sumas lisa y llanamente sustraídas al erario público”.

Para la justicia, López, De Sousa y el ex titular funcionario K, generaron “un grave daño al Estado Nacional” al permitir “a través de distintos artilugios que daban apariencia de legalidad, la acumulación de deudas por parte de la empresa OIL para detraer fondos que debían ingresar al Fisco, en beneficio de las otras sociedades del Grupo Indalo”.

Comentarios