Madre de Melmann: “Este juicio es espantosamente terrible para mí”

En el marco del desarrollo del juicio contra el ex policía Ricardo Panadero, el cuarto efectivo que habría participado del brutal crimen, Laura Calampuca ratificó su expectativa de que el Tribunal termine por resolver una condena contra el imputado. “Espero que se haga Justicia”, manifestó.

Por Redacción

lunes 18 de junio, 2018

Laura Calampuca, la madre de Natalia Melmann, la joven que fue brutalmente asesinada en un descampado de Miramar el 4 de febrero de 2001, confesó que el desarrollo del juicio oral contra Ricardo Panadero, el cuarto policía que habría participado del brutal crimen, es “espantosamente terrible”, al hacer referencia a los nuevos datos que aportan diversos testigos sobre el salvaje hecho.

En diálogo con El Marplatense, la mamá de la víctima expresó sus sensaciones y puntualizó en el testimonio que aportó una de las personas en el debate, en el que aseguró que en realidad fueron 8 los policías que estarían involucrados en el homicidio.

“Fue espantosamente terrible escuchar a un testigo que diga que fueron 8 los policías. Nosotros teníamos la idea de que eran cuatro”, explicó, y agregó: “Después de 17 años, recién estamos juzgando a cuatro y hay un ADN de otro tipo más que la Justicia jamás busco”.

Calampuca recordó que tiempo atrás la familia había recibido una “esquela en el cementerio” donde se encuentra la menor en la que también se sostenía que fueron 8 los efectivos que participaron del hecho. “Nosotros decíamos que esto era para hacernos pelota, pero en Miramar puede pasar cualquier cosa”, reconoció.

Este lunes, concluye la etapa de las testimoniales en el debate que juzga a Panadero, y ya está previsto que en los próximos días el Tribunal dé inicio a la etapa de los alegatos, para después definir la fecha de la sentencia.

Con respecto a los cuestionamientos por la calidad de las pruebas que involucrarían al cuarto ex policía de la Bonaerense, la madre consideró como lógico que “los parámetros no den exacto” por el “desgaste del tiempo”. “También está la tecnología. Ahora hay 20 medidores, pero antes había 6”, indicó.

“Panadero todavía no habló. El tiene derecho a callarse. Pero para mí la única verdad está en el cementerio lamentablemente“, dijo, y sostuvo: “Espero que se haga Justicia con Panadero”.

La mamá de Natalia también pidió que avance la labor para que no se produzca el vencimiento del ADN del quinto policía que también habría participado en el homicidio. “No pueda no pasar nada. Cualquier cosa que hace la policía está permitido por el poder político. Estos tipos eran custodios del intendente Honores”, concluyó.

EL EMBLEMÁTICO CASO

La adolescente de 15 años había desaparecido en horas de la madrugada del 4 de febrero de 2001, después de ir a bailar a un boliche de Miramar. Tras una intensa búsqueda, cuatro días más tarde, su cuerpo fue encontrado sin vida, escondido en un vivero municipal.

La autopsia después confirmaría que Natalia Melmann fue víctima de abusos sexuales reiterados, además de sufrir diversas quemaduras, ser maniatada y estrangulada con el cordón de sus zapatillas.

En 2002, el Tribunal Oral en lo Criminal 2 encontró culpables de Ricardo Suárez, Oscar Echenique y Ricardo Anselmini, que se desempeñaban como policías de esa ciudad, por los delitos de “privación ilegal de la libertad agravada, abuso sexual agravado y homicidio triplemente calificado por ensañamiento, alevosía, en concurso con dos o más personas para procurar su impunidad”.

Los efectivos de la Policía Bonaerense fueron condenados a reclusión perpetua, aunque después la defensa apeló esta condena y se la redujo a prisión perpetua. Otro de los involucrados en el caso fue Gustavo Fernández, conocido como “El Gallo”, a quien la Justicia consideró como la persona que entregó a Melmann a los policías. Para él, debía purgar 25 años de cárcel y es el único de los imputados que ya se encuentra en libertad.

Comentarios