14° C
Mostly Cloudy
Mostly Cloudy

Estudian la vacuna del virus del papiloma humano

Una nueva revisión sobre el (VPH) revela que es efectiva en mujeres jóvenes y las protege frente a lesiones del cuello del útero.

Por Gimena Rubolino

jueves 28 de junio, 2018

Desde hace algunos años, los programas de vacunación de distintos países incluyen una nueva dosis que se administra principalmente en adolescentes y tiene como objetivo la protección frente al virus del papiloma humano (VPH). Aunque se sabe que la mayoría de personas con una vida sexual activa estarán expuestas en algún momento de su existencia a este virus y su sistema inmunitario eliminará la infección de forma natural, algunas de sus variedades son potencialmente peligrosas y pueden producir verrugas genitales y cáncer de cuello de útero.

Sin embargo, el lanzamiento de la vacuna contra el VPH estuvo rodeado de una cierta polémica generada por movimientos antivacunas que alertaban de sus supuestos efectos secundarios, una alarma que los profesionales sanitarios desmienten.

“Después de más de trescientos millones de dosis de vacunas administradas en el mundo, no hay ninguna señal de alerta. En el caso de la vacuna frente al virus del papiloma humano, la vigilancia ha sido incluso mayor que con otras  debido a la duda que se generó en la sociedad, y no se ha encontrado ningún problema secundario a la vacunación”, afirmó David Moreno, coordinador del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría.

Una nueva revisión científica demuestra, además, que la vacuna contra el VPH es una eficaz medida de protección frente a las lesiones de cuello de útero en mujeres que son vacunadas entre los 15 y los 26 años. Este trabajo resume los resultados de diversos estudios que abarcan a más de 70.000 mujeres de todos los continentes que recibieron la vacuna en los últimos ocho años.

El trabajo evalúa las pruebas de dos vacunas: la bivalente, dirigida contra los VPH16 y 18 – los tipos que tienen más riesgo de generar lesiones premalignas-, y la vacuna tetravalente dirigida contra los VPH16 y 18 y contra otros dos tipos de bajo riesgo que causan verrugas genitales.

Los resultados revelaron que, en mujeres jóvenes sin el VPH, la vacuna redujo el riesgo de desarrollar lesiones premalignas. Unas 164 de cada 10.000 mujeres que recibieron placebo y solo dos de cada 10.000 que recibieron la vacuna desarrollaron lesiones de cuello de útero.

La vacuna contra el VPH es una eficaz medida de protección frente a las lesiones de cuello de útero en mujeres que son vacunadas entre los 15 y los 26 años.

Lo que sí que parece cierto es que la vacuna es más efectiva en mujeres jóvenes que en aquellas que se vacunan con más edad, muy probablemente debido a que estas ya han tenido un contacto previo con el virus.

La postura de la Organización Mundial de la Salud (OMS)

Como toda vacuna, la del VPH puede tener potenciales efectos adversos” afirmó la OMS.

Según la organización, los más frecuentes son reacciones localizadas en la zona de la inyección, como dolor, rojez e hinchazón. Y también dolor de cabeza, náuseas y fiebre.

La OMS sugiere su uso “cuando la incidencia de la enfermedad es alta y cuando la vacuna es rentable y su aplicación asequible y sostenible”. Y también “como parte de un enfoque integral de prevención y control del cáncer de cuello uterino“.

Un enfoque integral que debería incluir, por tanto, la citología y, antes que nada, la educación sexual.

 

 

 

Comentarios