15° C
Clear
Clear

Cómo tratar la sensibilidad dental

Se trata de una problemática frecuente debida a una mala higiene y en muchos casos, la acumulación de sarro empeora el problema. Los pasos a seguir según los especialistas.

Por Gimena Rubolino

martes 17 de julio, 2018

De acuerdo con la American Dental Association las causas de esta afección pueden deberse a dientes partidos, caries dentales, empastes desgastados, enfermedad de las encías, esmalte dental desgastado y raíz dental expuesta, entre otras.

En los dientes sanos, una capa de esmalte protege la corona del diente, la parte sobre la línea de las encías. Bajo la línea de la encía, una capa llamada cemento protege la raíz del diente. Bajo el esmalte y el cemento está la dentina.

La dentina es menos densa que el esmalte y el cemento y contiene túbulos microscópicos (pequeños tubos o canales huecos). Cuando la dentina pierde su cobertura protectora de esmalte o cemento, estos túbulos permiten que el calor, el frío o alimentos ácidos o pegajosos alcancen los nervios y las células del interior del diente. La dentina también puede quedar expuesta cuando se retira la encía. El resultado puede ser hipersensibilidad.

La especialista en Odontología Lucía Martín sostiene que “la sensibilidad dental generalmente se produce por una mala higiene, porque utilizamos un cepillo de dientes duro que genera retraimiento en las encías y esto expone la raíz del diente, tenemos menos esmalte y mayor sensibilidad. Otras causas pueden ser hereditarias”.

La mala higiene lleva a acumular placa bacteriana, sarro y resto de alimentos en los dientes. Esto genera una mayor sensibilidad en los dientes porque quedan expuestos al frío, calor, etc” agrega la odontóloga.

Por este motivo es necesario realizar un tratamiento que incluya: limpieza cada seis meses; el uso de un cepillo de dientes con cerdas suaves; cepillado de al menos tres veces al día preferentemente con una pasta dentrífica desensibilizante (que contiene compuestos que ayudan a bloquear la transmisión de sensaciones desde la superficie del diente al nervio; por lo general son necesarios varios usos antes de que se reduzca la sensibilidad)”

“También es importante usar hilo dental al menos una vez al día y colocarlo en forma flexible en los dientes. Los cepillos interdentales son muy efectivos y pueden emplearse”, agrega la doctora.

Una higiene bucal adecuada es la clave para evitar el dolor de dientes sensibles. Es imprescindible consultar al dentista si se tiene alguna pregunta sobre las actividades diarias de higiene bucal o dudas sobre la sensibilidad dental quien dará una respuesta acertada.

Comentarios