31° C
Clear
Clear

Los beneficios del Esquí

Se trata de un deporte practicado por muchos argentinos en esta época del año en el sur de nuestro país. Las ventajas de ponerlo en práctica.

Por Gimena Rubolino

martes 7 de agosto, 2018

Aunque para muchos el invierno signifique hibernar, son muchos otros los que disfrutan del aire libre y de la práctica del deporte. En lugar de temer la temporada del frío, es el momento de organizar unas vacaciones a la nieve para poder disfrutar al máximo de la naturaleza y para que nuestro cuerpo siga en movimiento.

Esquiar en la nieve no sólo mejora el estado físico general, sino que también repercute en el estado de ánimo, sueño y los hábitos alimentarios.

Entre el esquí de fondo y el esquí alpino encontramos beneficios reconocidos para la salud física y mental. Pero a pesar de ello, no ofrecen las mismas ventajas:

El esquí alpino: para esta clase de esquí se utilizan la mayoría de los músculos, sobre todo piernas además de abdominales y espalda. Nos proporciona mayor agilidad, equilibrio, coordinación, concentración o flexibilidad, entre otras. Este deporte permite aislarse y desconectar completamente de la monotonía diaria provocándonos adrenalina y un sentimiento de libertad y bienestar. Destacar también, que además, practicarlo lucha psicológicamente contra nuestros mayores temores como pueden ser la altitud, velocidad o emprender ciertos riesgos.

Esquí de fondo: al practicar esquí en pista se mejora el ritmo cardíaco y resistencia. Como no es un deporte violento permite trabajar la coordinación de movimientos y es ideal para desarrollar fuerza y quemar calorías. Es uno de los mejores deportes para liberarnos del estrés y luchar contra los problemas de sueño.

Es importante tener en cuenta que a pesar de sus beneficios hay que ir bien equipado a la montaña o a la pista de esquí para evitar lesiones.

Los beneficios principales

  1. Tonifica las piernas: debido a que el esquí te pone en una posición de cuclillas constante, se trabajan los muslos internos y externos, los isquiotibiales, cuádriceps y glúteos. Además, fortalece las rodillas y las articulaciones para la salud a largo plazo, la prevención del daño de la rodilla y la osteoporosis. Con el fin de evitar lesiones y maximizar el tiempo en la montaña, es vital estirar antes y después de esquiar.
  2. Desarrolla la agilidad: desafía el equilibrio y agilidad, lo que ayuda a defenderse de resbalones y caídas.
  3. Salud cardiovascular: la combinación de gran altitud y un ritmo cardíaco elevado mejoran la salud del sistema cardiovascular. Con un ritmo cardíaco elevado, el cuerpo va a tener un aumento en la circulación sanguínea, lo que hará que los músculos traigan más sangre y oxígeno, lo que permite que los músculos se expandan y se quemen más calorías a un ritmo más rápido. En promedio, durante el esquí se queman más de 400 calorías por hora.

 

Comentarios