17° C
Clear
Clear

El financista de Kirchner hizo 91 viajes relámpago a Uruguay

Ernesto Clarens los realizó sobre un total de 164 traslados. Iba en embarcaciones privadas a pesar de tener una empresa de taxis aéreos. También coincidió en Uruguay con Daniel Muñoz, el secretario del ex presidente y uno de los recolectores de los pagos ilegales.

Por Redacción

martes 21 de agosto, 2018

En la carrera por dilucidar cómo se fugó el dinero de la corrupción, el testimonio del financista Ernesto Clarens puede ser decisivo. Al cabo, fue apuntado por empresarios de la construcción como protagonista central de una maniobra por la que se habrían movido más de 200 millones de dólares al exterior.

Vinculado a Néstor Kirchner y a Lázaro Báez, y ya acusado por el valijero y primer arrepentido Leonardo Fariña, como responsable del blanqueo de las coimas, los movimientos de Clarens durante la era K fueron incesantes: desde que el kirchnerismo llegó al poder en 2003 hasta hace unas semanas, cuando estalló el escándalo de los cuadernos, hizo más de 200 viajes al exterior. Su destino favorito fue Uruguay, el mismo que el de Daniel Muñoz, el secretario privado de Néstor Kirchner, con el que coincidió en más de un viaje.

Ademas, Clarens realizó 91 viajes breves a Uruguay en barcos privados sobre un total de 164. Lo llamativo es que se trasladó en embarcaciones a pesar de tener una compañía de taxis aéreos. Uruguay, según la Justicia, es uno de los pasos más utilizados para sacar fondos negros al exterior.

Clarens, un simple broker de bolsa en los 90, que probó suerte a principios del 2000 con Interplayer, una empresa vinculada al negocio del fútbol; dio su primer salto cuando Kirchner, por entonces gobernador de Santa Cruz, autorizó a su empresa Credisol a entregar créditos a empleados públicos provinciales.

Su crecimiento definitivo coincidió con la llegada del clan patagónico a la Casa Rosada. Y también la frecuencia de sus viajes al exterior, donde se dedicó a armar una red de firmas y cuentas offshore, se intensificaron en 2008, año en el que Oscar Centeno comenzó a describir los viajes y pagos de coimas.

Su testimonio fue incluido por el fiscal federal Carlos Stornelli como uno de los “fundamentales” para la causa, junto al de otros arrepentidos, como Carlos Wagner y Juan Chediak (ex titulares de la Cámara Argentina de la Construcción), o el ex secretario de Obras Públicas José López. “Son muy importantes”, remarcó. A diferencia de ellos, ya imputados colaboradores, el acuerdo que Clarens firmó con Stornelli todavía no fue homologado: el juez Claudio Bonadio lo definiría en las próximas horas.

El testimonio de Clarens podría tener impactos colaterales ya que su financiera Invernes SA es investigada en diversas causas vinculadas a la corrupción kirchnerista, como la denominada “ruta del dinero K”, por la que se encuentra detenido Báez. Allí, Clarens está apuntado como parte de la estructura financiera que posibilitó que el amigo de Kirchner blanqueara más de 60 millones de dólares.

Como publicó Clarín, ante Stornelli, Clarens explicó cómo operaba su financiera, qué negocios realizaba él y cómo era el movimiento de fondos. Y también habría aportado detalles de cómo se utilizaban las financieras en toda la maniobra.

La declaración de Clarens se podrá contrastar con el detalle de viajes que hizo. Según un informe en base a registros oficiales al que accedió Clarín, sobre un total de 220 viajes que hizo Clarens, la mayor parte tuvo a Uruguay como destino: 164 veces. Estados Unidos, a donde se le adjudican varias propiedades, fue su segundo lugar predilecto, con 41 viajes. Completa el “podio” España, con 5 visitas.

 

Comentarios