Investigan a Otero por la “destrucción” del Patrimonio Arquitectónico

Está vigente una denuncia que realizó el Ministerio Público Fiscal, en la cual menciona “daños irreparables” en las obras que realizó el empresario recientemente detenido por los Cuadernos para construir la Estación Ferroautomotora. Los detalles de la causa.

Por Redacción

martes 21 de agosto, 2018

El dueño de la terminal de micros de Mar del Plata, Néstor Otero, recientemente detenido por la mega causa que investiga “Los Cuadernos de la Corrupción” es investigado por la Justicia tras haber sido acusado por la “destrucción” de bienes patrimoniales en la construcción de la Estación Ferroautomotora, cuya inauguración ocurrió a fines de 2009.

Se trata de una denuncia que fue formulada por el Ministerio Público Fiscal, a cargo de Daniel Adler, quien plantea la necesidad de establecer los daños ocasionados, y permitidos u omitidos por el Estado, para llevar adelante las obras de la terminal, cuyo acceso principal está a metros de la Avenida Luro y San Juan.

El planteo sobre los presuntos delitos cometidos por el “Zar de Retiro” (tiene concesión de la conocida terminal capitalina desde 1993) fue realizado en 2012 por la Asociación Civil Marplatense Defensores del Patrimonio Arquitectónico y Urbano, ante supuestos incumplimientos de la conservación del patrimonio histórico – arquitectónico. También fue acompañada la presentación por la Defensoría del Pueblo local, provincial y nacional.

Foto: Archivo

Se acusa a la concesionaria de la terminal no haber cumplido con “los recaudos de protección y conservación previstos legalmente, dañando la historia marplatense y el conocimiento de la misma por parte de las futuras generaciones”, siendo delitos contemplados en los artículos 174 y 184 del Código Procesal Penal.

Dentro de los sustentos de la presentación, que fue realizada ante la Cámara de Apelaciones de Mar del Plata, se contempla la violación del decreto 1063/83 por parte de los funcionarios públicos, en especial de quienes eran los principales responsables de la Secretaría de Transporte en 2005 a 2007. Puntualizaron que “nunca se solicitó la autorización de la Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos, dependiente de la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación”.

Fuentes que realizaron sus quejas al Estado enfatizaron a El Marplatense “la prepotencia” y “los malos tratos” que tenía Otero, quien tomó conocimiento público por sobornar al ex secretario de Transporte, Ricardo Jaime, cuya causa fue condenado en un juicio abreviado. Destacaron que las respuestas del concesionario “fueron casi con exabruptos”. “Se ofuscó porque hablábamos de los pliegos licitatorios de la Ferroautomotora“, contaron.

“Así como la Capilla Santa Cecilia (1873) puede tomarse como punto de referencia en el nacimiento del pueblo de Mar del Plata, la Estación Norte de Ferrocarril puede ser considerado el punto de partida de la Mar del Plata Turística, con lo cual no es errado aseverar que es el segundo inmueble, aún en pie, por sus valores históricos y simbólicos, más significativos de la ciudad”, expresó el escrito, que accedió este medio.

En tanto, explicaron que el edificio principal, que abarca la nueva estructura y la antigua (la terminal de trenes) y los anexos “han sido seriamente dañados por la construcción” de la Ferroautomotora. “Los principales daños a la materialidad de la estación antigua, Estación Sur, fueron provocados por las estructuras metálicas resistentes de la nueva Ferroautomotora, la pérdida de aleros, de galerías, la rotura de mampuestos, la superposición espacial que la nueva estación ha generado sobre la antigua, y esto se debe por no haber tenido en cuenta la conservación al tiempo de la elaboración del proyecto de la nueva estación”, agregaron.

En ese sentido, afirmaron que “parte del edificio que era original de 1886 se ha perdido“. “Son enormes las perdidas”, dimensionaron. Inclusive, se solicitaron medidas cautelares con el fin de preservar el resto de los bienes en pie.

Tanto el Ministerio Público fiscal como los organismos que intervinieron en la denuncia buscan que el caso avance próximamente. En primer término, piden “prontas medidas” para preservar los bienes que no fueron alterados, como así también la reactivación de la investigación.

Comentarios