18° C
Clear
Clear

Las diferencias entre el “fitness” y la moda “fit”

Los indicadores que dan cuenta cuando la obsesión por el ejercicio y la alimentación saludable pueden desencadenar en un trastorno corporal.

Por Gimena Rubolino

miércoles 22 de agosto, 2018

Estefanía Beltrami en “Basta de Dietas” explica que el término “Fitness” hace referencia a un estado de bienestar que se obtiene mediante distintas estrategias que integran: la alimentación saludable, el descanso y el ejercicio sostenido en el tiempo.

Por su parte, Triada Angelina Maida autora de “Ser Fitness” coincide con esta afirmación y agrega que el “fitness busca la mejor versión de uno mismo”. Sin embargo, ningún fanatismo es bueno y hasta la propia Angelina Triada contó la obsesión que en un momento atravesó con el ejercicio y la alimentación saludable.

En el fitness, el objetivo principal del ejercicio es aumentar la masa muscular, disminuir la masa grasa y fortalecer el organismo. Por este motivo, es de gran importancia que el entrenamiento sea diseñado en base a las necesidades de cada persona y realizado con regularidad.

¿De qué hablamos cuando hablamos de “moda fit”?

Beltrami distingue algunas características que indican en qué caso se trata de una moda más que de un estilo de vida y si las conductas son muy exageradas pueden despertar un trastorno:

  1. Clasifican a los alimentos como fit y fat: esta clasificación pondera el consumo de determinados alimentos (lácteos descremados, carnes magras, vegetales, claras de huevo, palta, etc) sobre otros (embutidos, pizzas, dulces, etc). De esta forma para ser considerado fit solo hay que consumir el primer grupo de alimentos. Los nutricionistas advierten que si bien algunos alimentos son más saludables que otros no debemos excluir ninguno de la alimentación.
  2. Realizan “cheat meals”: las personas que pertenecen a la moda fit son sumamente estrictas con su alimentación. Por este motivo, realizan un plan saludable durante toda la semana y reservan una comida del fin de semana para comer lo que desean. Esto genera cierta ansiedad por ese día y Beltrami lo considera rígido y poco saludable.
  3. Consumen bajas cantidades de carbohidratos: Estefanía sostiene que deben ser consumidos en todas las comidas porque son necesarios para tener energía. Si los restringimos ganamos más hambre y ansiedad y se trata de una conducta que no puede ser sostenida en el tiempo.
  4. Incorporan altas cantidades de proteínas: el organismo sólo es capaz de aprovechar una determinada cantidad de aporte proteico al día, consumir más proteínas de las que necesitamos no es productivo.
  5. Buscan llegar a un porcentaje mínimo de grasa corporal: el tejido adiposo debe representar entre un 12 y 20% en hombres y entre un 20 y 30% en mujeres. En el caso de las mujeres, los valores por debajo de los recomendados inducen la desaparición de la menstruación.
  6. Motivan mostrando su “antes” y “después”: si bien utilizan esta comparación para atraer a otras personas a empezar un estilo de vida más saludable; puede ser peligroso para los adolescentes quiénes creen que un cuerpo atractivo tiene que tener un bajo porcentaje de grasa produciendo trastornos alimentarios.
  7. El ejercicio es lo principal: los aficionados al fitness adoptan una conducta adictiva con el ejercicio llegando a asistir varias veces al día al gimnasio e incluso fines de semana y hasta sienten culpa si un día no van porque están cansados. Se trata de encontrar un equilibrio porque el cuerpo necesita descanso para poder responder adecuadamente.

Comentarios