20° C
Partly Cloudy
Partly Cloudy

9 beneficios de Dormir bien

Fortalece las defensas, previene la Diabetes, y la depresión, entre otras ventajas. Además, un buen descanso ayuda a bajar de peso y aumentar la masa muscular. Los estudios que lo demuestran.

Por Gimena Rubolino

jueves 18 de octubre, 2018

  1. Aumenta la felicidad: un estudio publicado en la revista Science, realizó un seguimiento a 909 mujeres trabajadoras. Dormir mal una sola noche afectó su felicidad tanto como una fecha límite para entregar un trabajo y tuvo un impacto aún mayor en el estado de ánimo que las diferencias de ingresos significativas en el grupo de participantes.
  2. Protege de la Diabetes: al no dormir lo suficiente, los adultos sanos pierden su capacidad de controlar el azúcar en la sangre y, cuanto menos dormimos, es más probable que desarrollemos un problema de salud. En comparación con los adultos que duermen entre siete y ocho horas por noche, las personas que duermen seis horas tienen una probabilidad 1.7 veces mayor de desarrollar diabetes, y las personas que duermen cinco horas tienen una probabilidad 2,5 veces mayor de desarrollar diabetes.
  3. Mejora la atención: según un estudio publicado en la revista Pediatrics, los niños de entre siete y ocho años que duermen menos de ocho horas tienen más probabilidades de ser hiperactivos, distraídos e impulsivos. Y es que la falta de sueño continuada puede derivar en síntomas de TDAH (Trastorno por déficit de atención con hiperactividad) en los más pequeños.
  4. Ayuda al desarrollo de la masa muscular: hay una razón por la que, en los entornos deportivos y de fitness, siempre se centran en la importancia del sueño. Y es que, la falta de descanso impide el desarrollo del músculo. Nuestro cuerpo utiliza la mayor parte de la noche (excepto cuando está en estado REM) para sanar el daño causado a las células y tejidos cuando está despierto y tiene una actividad metabólica más activa. La falta de sueño, por otro lado, también está relacionada con la atrofia muscular.
  5. Protege el corazón: existen varios estudios que avalan la teoría de que las personas con falta de sueño continuo (insomnio) tienen tres veces más posibilidades de sufrir una insuficiencia cardíaca que los que duermen bien a diario. Una de las investigaciones, publicada en la revista European Heart Journal, encontró que el insomnio aumentaba los niveles en sangre de las hormonas del estrés. Esto a su vez incrementaba la tensión arterial, la frecuencia cardiaca y también el colesterol, todos ellos factores de riesgo para nuestra salud cardiovascular.
  6. Combate la depresión: dormir relaja nuestro organismo y gracias a ello nuestro cuerpo produce más melanina y más serotonina; ambas hormonas contrarrestan eficazmente los efectos de las hormonas del estrés (adrenalina y cortisol). Cuando nos despertamos, nos sentimos mejor tanto física como emocionalmente. Por contra, no dormir bien aumenta la producción de las hormonas del estrés, ayudando a la depresión a asentarse un poco más en nosotros, según la Fundación Española del Corazón.
  7. Mejora el sistema inmunológico: una investigación de la Universidad Carnegie Mellon (EE.UU.) concluyó que las personas que duermen menos de siete horas al día son tres veces más propensas a resfriarse que las que duermen ocho horas o más. Así pues, no dormir lo suficiente debilita nuestro sistema inmunológico y dormir bien lo impulsa. Todo esto ocurre porque durante el tiempo de sueño el sistema inmunitario aprovecha para regenerarse y así poder luchar con eficacia contra contra las toxinas y los gérmenes.
  8. Ayuda a perder peso: un estudio de la Universidad de Chicago (EE.UU.) descubrió que dormir poco y mal conduce a un aumento de los niveles de una hormona llamada grelina, que nos provoca la sensación de hambre; de la misma forma, los adipocitos o células grasas liberan menos leptina (la hormona supresora del apetito). Así, motivado por la acción de estas dos hormonas, si estás a dieta y duermes pocas horas, sentirás más hambre que si duermes 8 horas. Múltiples estudios han mostrado que las personas que duermen menos son más propensas a ser obesas. Un estudio publicado por The National Academies Press que siguió a 500 personas durante 13 años encontró que las personas que habitualmente dormían menos de 7 por noche tenían 7.5 veces más probabilidades de tener sobrepeso, incluso después de controlar la actividad física, los antecedentes familiares y los factores demográficos. Los investigadores creen que esto se debe principalmente a los cambios hormonales causados por la falta de sueño: no dormir lo suficiente estimula el apetito.
  1. Alarga la vida: un sueño adecuado es una parte clave de un estilo de vida saludable y uno de los beneficios a largo plazo es que dormir las horas adecuadas, entre 7 y 8 horas al día, ha sido asociado a una vida más larga (dormir muy poco o dormir excesivamente provocan lo contrario), según un estudio del St. Luke-Roosevelt Hospital Center de Nueva York (EE.UU.).

Comentarios