A 100 años de la Gran Guerra, Macron llamó a combatir el nacionalismo

El presidente de Francia conmemoró este domingo el centenario del armisticio que puso fin a la Primera Guerra Mundial en 1918 y brindó un discurso ante Donald Trump, Ángela Merkel y otros 68 mandatarios. Advirtió contra el regreso de los “viejos demonios” que ponen en riesgo la paz.

Por Redacción

lunes 12 de noviembre, 2018

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, conmemoró este domingo el centenario del armisticio que puso fin a la Primera Guerra Mundial en 1918. En su discurso, ante 70 mandatarios, llamó a resistir contra el “nacionalismo” y advirtió sobre el regreso de los “viejos demonios”que ponen en riesgo la paz.

“Los viejos demonios resurgen, dispuestos a llevar a cabo su obra de caos y muerte”, advirtió Macron en su exposición, y convocó al resto de los dirigentes mundiales a luchar por la paz. En su fuerte discurso, el mandatario francés aseguró que el nacionalismo “es una traición al patriotismo”. 

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, la canciller alemana, Ángela Merkel, el mandatario ruso, Vladimir Putin, el líder turco, Recep Tayyip Erdogan, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, el rey español, Felipe XVI, y el secretario de la ONU, Antonio Guterres, fueron algunos de los que dijeron presente. Mientras que la primer ministra británica, Theresa May, fue la gran ausente de la jornada.

Las campanas de las iglesias francesas sonaron en todo el país a las 11, a la misma hora en la que hace 100 años sonaron los clarines que anunciaron el final de la Primera Guerra Mundial en los campos de batalla. La ceremonia principal se celebró en el Arco del Triunfo, al pie de la tumba del soldado desconocido, que simboliza a los diez millones de combatientes muertos durante la Gran Guerra.

Un grupo de mandatarios llegó bajo la lluvia a los Campos Elíseos, primero en micro y después a pie en un cortejo presidido por Macron y Merkel. Detrás de ellos, el rey Felipe VI, Trudeau y el israelí Benjamin Natanyahu. Mientras que Trump y Putin llegaron en auto, el primero a bordo de su limusina blindada negra bautizada como “La Bestia”.

Después de que sonaran las campanas de las iglesias, los mandatarios regresaron al Palacio del Elíseo, la sede de la presidencia francesa, para un almuerzo oficial, según TN. En toda la capital francesa, más de 10 mil policías y gendarmes custodiaron las inmediaciones de los actos, en una ciudad que quedó bajo amenaza permanente tras los atentados terroristas.

A pesar del operativo, tres activistas de Femen saltaron las vallas de seguridad y se acercaron al auto de Trump. Las mujeres, que luego fueron detenidas, estaban con el torso desnudo y pintado con frases como “Fake Peace Maker” o “Hypocrisy”.

Comentarios