ARA San Juan: "La jueza no nos quiere mostrar las fotos y vídeos"

Zulma Sandoval, la mamá de uno de los 44 submarinistas, se mostró molesta con el accionar de la magistrada al considerar que tiene la intención de "restringir" el acceso de toda la información oficial a las familias. "Tenemos el derecho a saber qué pasó", exigió.

Por Redacción

sábado 24 de noviembre, 2018

A tan sólo una semana del hallazgo del submarino ARA San Juan a más de 90 metros de las profundidades, el dolor y la incertidumbre en parte de los familiares de las víctimas sólo parece ir en aumento, pese a las diferentes hipótesis que ya se empiezan a bajar especialistas sobre los causales de la tragedia.

El jueves fue una jornada clave para la investigación ya que la jueza federal de Caleta Olivia Marta Yáñez, además de mantener diferentes reuniones, se llevó de Buenos Aires las 67 mil imágenes tomadas por Ocean Infinity, con las que se busca reconstruir los últimos momentos que vivió la tripulación del navío.

Sin embargo, en las familias hay malestar con el accionar de la magistrada, ya que acusan una intención de "restringir" parte de la información oficial y con ello temen que se oculte la "verdad" sobre las circunstancias que derivaron en la tragedia del ARA San Juan.

"No estoy muy conforme. Nos enteramos por los medios de que la jueza fue al edificio Libertad a buscar una valija donde viene parte de la información y que ella la analizará y después verá qué es lo que se libera", expresó a El Marplatense Zulma Sandoval, la mamá de Celso Vallejos.

Ante ello, la madre del tripulante exigió que "por más duro que sea" todos los familiares "deben saber qué es lo que pasó". "No nos podemos quedar tranquilos sin saber nada", expresó, y sostuvo: "Yo no entiendo estas cosas porque no he vivido esto y nunca hubiera querido vivir lo que estoy viviendo hoy, pero a mi me parece raro que la jueza no nos quiera mostrar a los familiares las imágenes y vídeos".

Sandoval, por su parte, también se mostró a favor del reflotamiento del submarino al advertir que "sólo con unas fotos o un vídeo parece muy difícil poder determinar lo que sucedió. "A esta altura, uno sufre, a uno le hace mal, pero yo quiero saber; es mi hijo y creo que tengo el derecho y ellos tienen la obligación de mostrarme y saber lo que realmente pasó", aseveró.

La mamá del submarinista reconoció transitar días difíciles en esta primera semana del hallazgo y confesó que por su salud a veces intenta alejarse de la Base Naval, donde distintos familiares permanecen expectantes a distintas novedades, para encontrar contención en otras personas. "El otro día tuve que ir al hospital, así que trato de estar más relajada y encostrar refugio con otra gente que no está en la misma situación que yo. Los que están en la base están igual o peor que yo, y necesito estar con alguien que no esté tan mal", planteó.

El 25 de octubre de 2017, el submarino partió desde la Base Naval de Mar del Plata con rumbo hacia la Isla de los Estados, cerca de Tierra del Fuego, para realizar un ejercicio militar. El 15 de noviembre de 2017, cuando regresaba hacia la ciudad balnearia, algo falló. Desde entonces y hasta el sábado pasado no hubo noticias sobre la ubicación exacta de la embarcación, que finalmente fue hallada a más de 900 metros de profundidades del mar.

Comentarios