Desbarataron banda narco que tiene hoteles en Mar del Plata

La “Operación Cambalache" se desarrolló en simultaneo en Argentina, España e Italia, y culminó con 38 detenidos tras 70 allanamientos en Mar del Plata, Buenos Aires, Córdoba, Salta y Europa. También invirtieron en playas de estacionamiento en la ciudad. La investigación duró 7 años.

Por Redacción

jueves 13 de diciembre, 2018

Un megaoperativo internacional que se desarrolló en simultáneo en la Argentina, España e Italia para desbaratar a una megabanda narco culminó con 38 detenidos tras 70 allanamientos, varios de ellos en diferentes domicilios de Mar del Plata, donde la organización delictiva es propietaria de hoteles y playas de estacionamiento que utilizaban para generar un flujo ficticio de dinero.

La Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, junto a los titulares de la UIF, Mariano Federici, de la PROCUNAR, Diego Iglesias, el juez federal Pablo Yadarola, y el jefe de la Gendarmería Nacional, Gerardo Otero, brindó detalles de la "Operación Cambalache", a través de la cual se desmanteló una importante organización criminal transnacional dedicada al tráfico de cocaína.

Fue una operación que duró siete años. Acá detectamos un sistema. La droga iba hacia Europa, generalmente desde los países de origen, como Perú y Bolivia. Entre España, Italia y Argentina estaba el método de entrada del dinero, con la compra de más de 100 bienes y plata en efectivo, un circuito del blanqueo ilegal de dinero, en propiedades, hoteles y autos de alta gama”, sostuvo Bullrich.

El operativo, que se desarrolló en conjunto con la Gendarmería Nacional, la Policía Nacional del Reino de España, la Guardia de Finanzas de Italia y Europol, culminó con 38 detenidos tras 70 allanamientos en Buenos Aires, Mar del Plata, Córdoba, Salta y Europa.

Durante el mes de abril del 2011, el Juzgado Federal N° 12, dispuso el desarrollo de una investigación para comprobar y descifrar el accionar de esta banda narco conocida como “El Clan Loza”, liderada por los hermanos Edwin y José Gonzalo.

Con lo recolectado en los primeros meses, se comprobó que, en efecto, los involucrados compraban la cocaína en Perú o Bolivia, y a veces la ingresaban a nuestro país para luego llevarla a España, Italia, Holanda, Bélgica y otros países del continente europeo. Lo hacían bajo la modalidad comúnmente conocida como “Gancho Ciego”: una vez que la Aduana controlaba el container, un infiltrado de la organización realizaba la apertura para introducir el estupefaciente y lo cerraba utilizando precintos mellizos a los originales.

De las tareas de campo se llegó a la conclusión de que Edwin Loza, uno de los jefes de la organización, era el encargado del transporte de la cocaína de un país al otro, mientras que su hermano, José Gonzalo, la recibía y la comercializaba en España.

Cabe recordar que, hace aproximadamente un año atrás, el tercer hermano de los Loza, Valdemar “El Tío”, resultó detenido en la Operación "Ave Rapaz", realizada por la Gendarmería Nacional y la Policía Federal en La Matanza, con 1.166 kilogramos de cocaína valuados en más de 6.000.000 de dólares.

A medida que pasaba el tiempo, el Clan Loza adquiría mejores técnicas de transporte, ocultamiento, comunicaciones, exportación y una mayor habilidad en el lavado de activos. Manejaban grandes cantidades de dinero en euros y dólares estadounidenses, que eran introducidos al país mediante organizaciones del sistema financiero ilegal. Estas contaban con una estructura dedicada pura y exclusivamente a la colocación del dinero obtenido del narcotráfico en cualquier lugar de mundo.

Por su parte, el titular de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR), Diego Iglesias, destacó la labor en equipo de todos los organismos del Estado. “Creemos que es la forma en la que tenemos que trabajar para abordar el fenómeno de la narcocriminalidad. Esta fue una investigación que implicó agentes encubiertos, arrepentidos. Hubo una investigación judicial e intervenimos a una organización trasnacional, desde el 2008, vinculada a organizaciones como el clan Castedo”.

Ante estos hechos, la investigación tuvo que tomar un enfoque internacional, por lo que se recibió apoyo de la Policía Nacional del Reino de España (la cual detectó vínculos del Clan Loza en el país europeo), la Guardia de Finanzas de Italia y Europol. Con la asistencia de la fuerza internacional, se identificó una importante transacción de dinero con destino a nuestro país a partir de las investigaciones de la Unidad de Información Financiera (UIF) y de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), lo que permitió develar la estructura de dicha organización en su totalidad.

Con las pruebas suficientes, y bajo las órdenes del Juzgado Nacional en lo Penal y Económico N° 2, a cargo de Pablo Yadarola, se allanaron 50 viviendas en nuestro país y otras 23 en territorio español, de manera simultánea con controles online sobre los horarios de las requisas y un seguimiento de todas las intervenciones, logrando la detención de todos los implicados y la total desarticulación del Clan Loza.

“Desde la UIF aportamos el análisis económico para atacar a la organización desde el ángulo de los bienes y del dinero que trataron de introducir al país después de traficar las drogas hacia Europa. A través de la cooperación internacional detectamos inmuebles, automóviles de alta gama e inversiones hoteleras y en cocheras, que permitieron a la justicia actuar y desbaratar a la organización delictiva en su patrimonio ilegal”, añadió Mariano Federici, titular de la Unidad de Información Financiera.

El operativo culminó con la incautación de 51 automotores (entre los cuales hay tres de colección, dos de alta gama), seis camiones, maquinarias agrícolas, una lancha, más de un millón de pesos, 373 mil dólares, 85 mil euros, joyas y relojes de lujo y cinco armas de fuego.

Además, tenían dentro de su patrimonio viviendas de lujo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, estancias en San Pedro y Cañuelas, diferentes hoteles y playas de estacionamiento en Mar del Plata y Salta, por las cuales generaban un flujo ficticio de dinero. En España, se secuestraron 12 vehículos, tres motocicletas, dinero en efectivo y se bloquearon 200 cuentas bancarias.

Comentarios