Llegar a Mar del Plata con el auto a punto costará más de $9000

Conocé cual es el precio de los preparativos básicos, como alineación, balanceo y cambio de aceite, más el gasto de nafta y peajes. Los detalles.

Por Redacción

viernes 21 de diciembre, 2018

Con las vacaciones cada vez más cerca, muchas familias ya ultiman sus planes para subirse al auto y partir, cargadas de valijas, hacia la Costa. Pero este verano los conductores que deban poner a punto el coche para salir a la ruta sentirán un sacudón en el presupuesto: los precios de muchos repuestos subieron tanto como el dólar, lo mismo que la nafta y los peajes. Este verano poner a punto el auto para ir y venir de la ciudad al mar, sumado el costo del viaje, tendrá un costo básico que ronda los $ 9.100.

El presupuesto estimado contempla un cambio de aceite y filtros (ronda los $ 3.500), la alineación y balanceo ($ 2.000) y el costo de ir y volver de la playa ($ 3.600, entre nafta y peajes). El cálculo se basa en un auto de gama media de 4 puertas con motor 1.6.

El problema lo tendrán quienes durante el año no hicieron revisiones o aquellos que tengan el coche en peores condiciones. Ahora se encontrarán con que deberán enfrentar fuertes gastos ya que la devaluación encareció los precios: en algunos casos los duplicó. Así, por ejemplo, cambiar la batería (antes $ 3.000 ahora $ 5.000) y las cubiertas (antes $ 2.000 ahora $ 4.000) fueron los elementos que más sufrieron la suba. Pero no sólo eso, sino también los amortiguadores ($ 8.000 el juego de dos) o la puesta a punto de un motor con cambio de correa incluido ($ 10.000).

Los mecánicos aclaran en todo momento que los precios y el gasto que cada dueño deba costear dependerá no sólo de lo dañado que pueda estar el vehículo, sino también del modelo, marca y tamaño. “El presupuesto oscilará en base a las necesidades; y las diferencias pueden ser muy importantes”, dice Juan Cruz de la Rúa, cofundador y gerente de operaciones de Checkars, una plataforma online que compra autos y luego los vende, con una revisión previa en distintos talleres de la Capital y Gran Buenos Aires.

En esta búsqueda de querer abaratar costos se debe tener en cuenta que los repuestos no originales son más baratos: entre 50 y 80% menos que los originales. Pero ante esta ventaja, los expertos señalan una contra: esas piezas no tienen la misma calidad y muchas veces son simples adaptaciones que sirven para varias marcas y modelos.

En los talleres afirman que la obligación de realizar la Verificación Técnica Vehicular (VTV) impide que los coches estén en malas condiciones para salir a la ruta, pero admiten que algunos -ante el fuerte aumento y la imposibilidad de pagar todo- deciden descartar arreglos, con la posibilidad que esa decisión pueden generar riesgos: “El cambio de aceite es uno de los mantenimientos que se deben hacer a los 10, 15 o 20 mil kilómetros y que muchos estiran un poco más a pesar de que eso puede generar que se funda el motor o que se desgaste más rápido”, cuenta Esteban, dueño de un taller en Munro.

¿Qué hay que revisar antes de salir a la ruta? Juan Vicente, presidente de la Unión Propietarios de Talleres Mecánicos de Automóviles (UPTMA), aconseja controlar y verificar el estado de los frenos, el tren delantero, la dirección, las luces, los amortiguadores, la batería y el sistema eléctrico. Comprobar además que no existan pérdidas en los circuitos de refrigeración y dirección hidráulica, y revisar los niveles de fluidos (aceite, limpiaparabrisas y líquido de frenos). "Siempre hay que seguir las instrucciones y pautas que fija el manual del fabricante del auto, si no se respetan los services, la garantía pierde validez", remarca.

Algunos lugares ofrecen la posibilidad de hacer un chequeo mecánico tal cual lo hace la VTV, para a partir de ahí arreglar aquello que sea necesario: “En este momento el taller está lleno de autos, todos haciendo controles para las vacaciones”, cuenta Jorge, uno de los encargados de Andrade Service, donde se cobra $ 1.250 por esa revisión inicial.

“Los que más se quejan de los precios son los que se dejan estar mucho tiempo y vienen a último momento a arreglar todo junto", sostiene Martín, mecánico de Pompeya, refiriéndose a las reacciones de sus clientes al encontrarse con las tarifas. Explicó que para los que realizan un service cada 10.000 km, que es lo que se recomienda, es más fácil mantener el auto en condiciones y al mismo tiempo amortizar el impacto en los bolsillos.

 

Fuente: Clarín.

Comentarios