Independiente abre el año en Mar del Plata ante Gimnasia

Sin caras nuevas en el plantel y con un once inicial compuesto por jugadores que ya estaban en el plantel, Holan comienza un nuevo año al frente del “Rojo”. Además, confirmó que Pablo Pérez y Cecilio Domínguez se incorporarán en breve.

Por Redacción

viernes 18 de enero, 2019

Independiente pone esta noche en marcha su versión 2019 con más cambios de los que pueden apreciarse en un primer vistazo. A las 22:10 en Mar del Plata y ante Gimnasia y Esgrima La Plata saldrán a la cancha once jugadores que ya estaban en el plantel (Campaña; Bustos, Franco, Brítez y Gastón Silva; Gaibor, Domingo y Hernández; Braian Romero, Benítez y Cerutti).

Tampoco habrá ninguna cara nueva esperando en el banco de suplentes y sí numerosas ausencias. Y sin embargo. Ariel Holan dio ayer su primera conferencia de prensa del año, y durante su larga exposición no eludió referirse a ningún apellido. Confirmó que Pablo Pérez y Cecilio Domínguez se incorporarán en breve, que siguen las negociaciones por el peruano Christian Cueva, y no negó que Fernando Zampedri y Teófilo Gutiérrez están dentro de las posibles llegadas.

Tampoco aseguró que no habrá más salidas. Pero una y otra vez, el técnico Rojo se preocupó en centrar la charla en la mirada a largo plazo. Desde este año, la Primera, la Reserva y un Selectivo compondrán un equipo de 60 jugadores que compartirán horarios y métodos de trabajo. Para eso, “y para seguir creciendo”, explicó el “jefe” del Rey de Copas, se han incorporado al cuerpo técnico, entre otros, el entrenador especializado en metodología Ezequiel Paulón, el preparador físico Carlos Medeiro, el psicólogo Juan Manuel Brindisi y el coach Alejandro Melamed.

Holan sabe que al hincha estos nombres le dicen poco, pero en su pensamiento, la hiperprofesionalización del área futbolística debería ser la base para éxitos futuros y ahí pone buena parte de sus fichas.

¿Y el día a día? ¿Y el equipo para este año? También tuvieron su espacio. Holan explicó que Pablo Pérez puede aportar “jerarquía y experiencia en batallas bravas, además de su buen trato de pelota”; y que el paraguayo Domínguez es una inversión “porque es atrevido, tiene gol y apenas 24 años”.

Comparó el juego de Cueva con el de Ezequiel Barco; subrayó que buscan un 9 con un promedio de goles superior a 0,4 por partido; y eludió cualquier polémica por la salida de Emmanuel Gigliotti: “Tuvimos una excelente relación”, dijo.

Así sale el Rojo a la cancha en el nuevo año. Sin nombres diferentes en la cancha, pero con un nuevo orden interno y pensando en largo antes que en corto. Imposible plantearle un reto más grande al exitismo que es dueño y señor del fútbol argentino, detalló La Nación.

Comentarios