29° C
Clear
Clear

Encontraron muerta a la odontóloga que había desaparecido en La Plata

El cuerpo de Gissella Solís Calle fue hallado este martes al mediodía enterrado a la vera del denominado “Camino Negro”, en Villa Elisa. Era intensamente buscada desde hace 14 días y se cree que fue víctima de un femicidio a manos de su pareja, Abel Campos, quien se suicidó la semana pasada cuando la policía llegó a buscarlo.

Por Redacción

martes 29 de enero, 2019

Luego de más de 10 días de intensos rastrillajes, la Policía Bonaerense encontró este martes al mediodía el cuerpo de Gissella Solís Calle, la odontóloga que había desaparecido hace 14 días y que era intensamente buscada en la zona de La Plata.

El cuerpo estaba enterrado dos metros bajo tierra en cercanías del denominado “Camino Negro”, en la localidad bonaerense de Villa Elisa. Estaba envuelto en las sábanas de la cama de la víctima, que habría sido asesinada por su pareja, Abel Casimiro Campos.

Él fue la última persona que la había visto con vida a Solís Calle y, cuando la policía llegó a buscarlo, el lunes pasado, al hotel de la capital provincial en el que se alojaba, se quitó la vida de un disparo. El sospechoso mantenía una doble vida, ya que paralelamente a la relación con la odontóloga, tenía una familia en la localidad bonaerense de Lobería.

Los familiares de la odontóloga fueron quienes reconocieron que se trataba de la mujer de 47 años. Su hermana y su cuñado llegaron hasta el lugar del hallazgo y reconocieron el cadáver, al que se le practicará en las próximas horas una autopsia. Aún se desconoce la mecánica de su muerte.

“Esta mañana, los investigadores encontraron el cuerpo en el marco de los rastrillajes por la búsqueda de la odontóloga”, indicaron las fuentes policiales. Solís Calle había desaparecido el 16 de enero después de una discusión con Campos, a raíz de esa doble vida que llevaba, y eso lo convirtió en el principal sospechoso.

“Llegamos a este lugar por el análisis de las cámaras de seguridad de la autopista. Las imágenes mostraron que la camioneta de Campos, cuando Gisella ya estaba desaparecida, había venido a esta zona y estuvo entre 30 y 40 minutos”, afirmó el jefe de la policía bonaerense, comisario general Fabián Perroni, a La Nación.

Al ser consultado sobre la posibilidad de que Campos haya tenido un cómplice, Perroni respondió: “No se descarta ninguna hipótesis”. La familia había alertado días atrás a los investigadores sobre la falta de las sábanas en la cama de Gisella y, según explicó la hermana de la víctima, unas manchas “raras” en el colchón.

Comentarios