Cocaína en el Río Támesis: las anguilas se vuelven “hiperactivas”

Científicos del Reino Unido advierten que la alta concentración de cocaína detectada en las aguas del río Támesis a su paso por Londres está afectando a la vida silvestre. Localizaron restos de esta sustancia en el cerebro, los músculos, las branquias, la piel y otros tejidos de las anguilas.

Por Redacción

miércoles 30 de enero, 2019

Científicos del Reino Unido advierten que la alta concentración de cocaína
detectada en las aguas del río Támesis a su paso por Londres está afectando a la vida silvestre. Expertos del King’s College de la capital británica descubrieron que la sustancia estupefaciente está cambiando el comportamiento de las anguilas, que se volvieron “hiperactivas”.

Según indica Gizmodo la alta concentración de esta droga fue detectada en una estación de monitoreo ubicada en Westminster, cerca del Parlamento británico. La información precisa que la sustancia procede de la orina de los consumidores, y que las plantas de tratamiento de aguas están siendo incapaces de filtrar la droga. Con lo cual los niveles de cocaína aumentan cada vez que las aguas residuales acaban en el río procedentes de
la red de alcantarillado.

“Aumentos en [los niveles de] cafeína, cocaína y benzoilecgonina [el principal metabolito de la cocaína] fueron observados 24 horas después de que se desbordara el sistema de alcantarillado”, aseguraron los autores del estudio al citado medio.

Los expertos del King’s College añadieron que “las concentraciones de cocaína y benzoilecgonina se mantuvieron altas en las aguas residuales a lo largo de la semana registrando sólo un pequeño aumento durante el fin de semana” y que su concentración en el río era tan alta que “estaba fuera del rango cuantificable”.

La cadena es así: la persona que consume cocaína la elimina del organismo a través de la orina y sus restos acaban en el alcantarillado. Y de ahí, al río. Esa es la cadena a través de la cual esta droga termina afectando a las anguilas, habitantes del Támesis que están siendo intoxicadas por esta sustancia.

Según señala Evening Standard, el estudio realizado por el King’s College fue leído de manera conjunta con otro realizado hace unos meses en la Universidad de Nápoles que resulta complementario.

El italiano, del que se hizo eco en su día The Guardian, señalaba el problema que la cocaína estaba generando en los ríos europeos, principalmente aquellos que atraviesan ciudades grandes.

Los investigadores italianos localizaron restos de esta sustancia en el cerebro, los músculos, las branquias, la piel y otros tejidos de las anguilas.

Esto deriva en problemas musculares, agallas alteradas y cambios hormonales que pueden complicar la migración de las anguilas a los océanos para reproducirse, destacó La Nación.

Comentarios