Instalaron una innovadora planta de aguas residuales en la ciudad

Luego de 3 años de intenso trabajo, un grupo de investigadores del Instituto de Investigaciones en Ciencia y Tecnología de Materiales (INTEMA) logró validar una tecnología para depurar agua residual domiciliaria y reutilizarla para riego con costo energético cero.

Por Redacción

viernes 15 de febrero, 2019

Un grupo de investigadores del Instituto de Investigaciones en Ciencia y Tecnología de Materiales (INTEMA) -dependiente de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMdP) y del CONICET- logró validar una tecnología para depurar agua residual domiciliaria y reutilizarla para riego con costo energético cero.

Luego de tres años de intenso trabajo, la tecnología está ahora disponible para su utilización por la comunidad. La planta de tratamiento de aguas residuales modelo fue construida por el grupo de INTEMA con el financiamiento del programa de Investigación e Innovación Horizonte 2020 de la Unión Europea y como resultado del proyecto iMETland. 

"A nosotros nos convocaron colegas de España que habían desarrollado un sistema de tratamiento de agua y necesitaban hacer una validación global para aprobar el tratamiento en distintas partes del mundo. Nosotros ya habíamos colaborado con ellos en otras etapas del proyecto y nos contactaron para esta parte final", explicó Sebastián Bonanni, investigador CONICET, en diálogo con Radio Mitre Mar del Plata. 

El proyecto consistió en la construcción de plantas de tratamiento en distintas partes del mundo. "Participó gente de Dinamarca, de España, de Inglaterra, de México y nosotros desde la Argentina. Se construyeron cinco plantas en esos puntos y se validó viendo como influían distintas variables como el clima, la calidad del agua, la realidad económica de los países, la mano de obra y la disponibilidad de materiales", enumeró.

La idea que persigue esta iniciativa es tratar el agua residual urbana de una forma descentralizada. "El esquema tradicional centralizado es el que la gente más conoce y el que permite que el agua que se genera en cada casa -si tenemos la suerte de tener una conexión a la cloaca- sea transportada a lo largo de grandes distancias hasta la planta de tratamiento, donde se hace el tratamiento de toda el agua que sale conectada, que son millones y millones de litros por día", destacó.

En cambio, este sistema de tratamiento descentralizado que fue instalado en una planta modelo construida en terrenos cedidos por la UNMdP "busca que la cloaca no pase por cada casa, sino que en cada punto de generación se haga el tratamiento, permitiendo que más gente acceda al servicio".

"Este tipo de tecnología lo que permite es bajar los costos para que todos los barrios que están fuera del ejido urbano tengan una planta de tratamientos. Ese es objetivo del sistema, que permite tratar el agua con calidades que permiten reutilizarla para riego con un costo muy económico y una factibilidad técnica interesante porque no requiere de demasiados conocimientos ni la instalación ni el mantenimiento", agregó el investigador.

Bonanni sostuvo que hay "distintos grados de descentralización". "El extremo es que cada domicilio se haga cargo de su propia agua. Pero también se pueden generar distintos pequeños grupos urbanos, como conglomerados, edificios o institutos, para tratar el agua con esta tecnología", manifestó.

El CONICET tiene convenios de cooperación mediante los que pueden llevar el proyecto a las empresas, sociedades de fomento o municipios que soliciten colaboración para su diseño e instalación. "El proyecto está basado en una planta modelo para 200 personas. Nosotros ya lo tenemos instalado en el INTEMA. Para nuestra ciudad es algo bastante interesante porque a veces, para el municipio, llevar la cloaca hasta esos puntos alejados es algo difícil de financiar", destacó.

Por último, aseguró que trabajan en un proyecto paralelo que permita diseñar y construir el sistema en domicilios particulares. "Es un proyecto que está financiado por tres años y requiere un par de años más. Ya hay algunos prototipos instalados a manera de prueba en algunas casas. Lo que nos falta es desarrollarlo a escala comercial el producto", concluyó.

Comentarios