17° C
Mostly Cloudy
Mostly Cloudy

La Justicia rechazó el pedido de Belmonte para volver a su cargo

El Juzgado en lo Contencioso Administrativo Nº 2 de Mar del Plata rechazó la solicitud del ex agente municipal y ratificó la cesantía impuesta por el Municipio.

Por Redacción

viernes 22 de febrero, 2019

El Juzgado en lo Contencioso Administrativo Nº 2 de Mar del Plata rechazó la demanda interpuesta contra la Municipalidad de General Pueyrredon por los ex agentes municipales Luis Alberto y Juan Carlos Belmonte, e impuso las costas del proceso a los citados accionantes.

El Intendente Carlos Fernando Arroyo había dictado un acto administrativo –Decreto nº 686/17- decretando la cesantía en el cargo de ambos agentes municipales por inconducta notoria y violación a obligaciones previstas en la ley de empleo público al haberse probado las graves irregularidades en el otorgamiento de licencias de conducir durante la anterior gestión municipal, contra lo cual estos últimos interpusieron una demanda contra la Comuna reclamando volver a ocupar sus cargos y el cobro de las remuneraciones devengadas desde el cese y hasta la reincorporación.

Los ex agentes ya habían sido condenados penalmente en el marco de la causa judicial conocida como “licencias de conducir truchas”, maniobras que fueran originadas en el ámbito de la administración municipal durante la gestión del exintendente Gustavo Pulti.

La Justicia avalo en esta instancia el decreto del Ejecutivo y sostuvo que no se vislumbraba la existencia de un obrar manifiestamente ilegítimo o arbitrario por parte del Municipio, toda vez que los sumarios administrativos que derivaron en la sanción disciplinaria de cesantía determinaron la comisión de las conductas prohibidas, destacándose puntualmente que aquéllas inconductas de los agentes municipales habían provocado una notoria afectación en la imagen y prestigio comunal, siendo motivo suficiente y justificado para dar por extinguido el vínculo laboral con la Municipalidad.

Actualmente, Belmonte se encuentra cumpliendo una prisión domiciliaria por ser el “líder” de la organización que comercializaba licencias de conducir apócrifas en Mar del Plata desde 2014. El beneficio le fue otorgado en noviembre por problemas de salud, pero recién ahora llegó la tobillera electrónica que deberá usar a partir de este martes.

Comentarios