Amaia Montero

Nacida para creer, el legado cultural que ansía dejar Amaia Montero

La ex cantante de La Oreja de Van Gogh visitó por primera vez Mar del Plata y brindó un show en Espacio Clarín en el marco del tour “Nacidos para creer” que se encuentra presentando en Latinoamérica. “Estoy tan feliz de estar en Argentina porque valoráis muchísimo la cultura. En España no es algo que se valore demasiado”, dijo la cantante a El Marplatense.

Por Redacción

sábado 23 de febrero, 2019

La consagrada cantante española, ex líder de La Oreja de Van Gogh y ahora solista, se presentó por primera vez en Mar del Plata en el escenario de Espacio Clarín. El Marplatense dialogó con Amaia antes de su show, sobre sus inicios musicales, las críticas mediáticas, la reivindicación de derechos y más.

Mucho se conoce de Amaia a partir del éxito de La Oreja de Van Gogh y carrera solista, pero poco sobre sus inicios en la música. Los primeros acercamientos a la música los hizo de pequeña en su casa junto a  sus amigas  le pedían que cantara para ellas. De más grande comenzó a estudiar Ciencias Químicas hasta que conoció a Pablo Benegas, uno de los integrantes de La Oreja de Van Gogh.

“Yo creo en el destino, mi historia se refleja. Conocí a Pablo en una cena de manera casual y me dijo “tenemos un grupo, no tenemos nombre, no tenemos cantante, no tenemos nada” y yo era muy tímida, de hecho lo sigo siendo. Esto fue por casualidad. No había celulares en ese momento y mi madre me decía que Pablo estaba al teléfono y yo le respondía que no estaba. No quería. Hasta que llamó cuatro veces y así nos conocimos”, recordó con risas Amaia.

Los primeros pasos de Amaia junto a La Oreja fueron haciendo covers y luego componiendo sus propias canciones. “Fue todo de cero a un millón” contó la cantante.  En 2007 y en pleno éxito de la banda, Amaia abandonó el conjunto y emprendió un nuevo camino solista. Hace poco cumplió una década de este trayecto y la artista consideró que el cambio fue “rotundo”.

“¿Quién no cambia después de diez años? En el sentido musical he tenido la suerte de vivir dos épocas maravillosas, una parte en lo que fue la Oreja de Van Gogh y la otra que también es increíble, que es estar haciendo mi carrera en solitario. Son distintas las dos. En grupo todo era más fácil, lo bueno y lo malo recaía en los cinco. En solitario, todas las decisiones las tomas tú. Pero me siento afortunada porque en ambas partes están siendo maravillosas”, concretó.

Entre tantos cambios, se le consultó sobre los aspectos en que los no ha cambiado y la cantante confesó que su carácter es una de ellos. “Tampoco cambié la ilusión, las ganas, sobre todo cuando uno tiene la posibilidad de dedicarse a lo que es su pasión”, agregó.

“Nacidos para creer” es su cuarto álbum de estudio escrito junto a su amigo y colega, el poeta Benjamín Prado. El álbum es un streap tease según lo definió la propia cantante y cuenta con diez canciones que van contando la propia historia de Amaia.

La primera canción  se titula “Nacidos para creer”, el mismo nombre que lleva el disco, y es el crudo pero poético relato y respuesta a las críticas con las que la artista convive diariamente. Una de las frases de la canción dice Otros juran que bebo y que en persona no valgo nada, que hace dos o tres tallas que no entro en mis vaqueros”.

Al respecto de esto, El Marplatense le consultó sobre cómo se enfrenta a las críticas diarias y cómo hace para que no le afecten. “Es difícil que no me afecten las críticas. He tenido un 2018 muy movidito en España y la canción “Nacidos para creer” deja las cosas demasiado claras”, comenzó explicando Amaia frente a la pregunta disparadora que se le propuso.

En esta misma línea, la cantante continuó y dijo que “el periodismo ha cambiado muchísimo para mal. No hablo de vosotros, hablo de lo que me ocurrido a mí, donde todo vale. La prensa se escuda en que muchas cosas suceden en las redes sociales, pero las generan ellos mismos para el clickbait”.

“Para mí el 2018 ha sido tremendo en ese sentido y no puedo decir que me he quedado inmune, porque sucedía día tras día. Por eso estoy tan feliz de estar en Argentina que valoráis muchísimo la cultura. En España no es algo que se valore demasiado”, explicó Amaia.

Así mismo,se refirió a cómo hace para superar las situaciones en las que se enfrenta a las críticas mediáticas. “Si saco conclusiones, cuando algo te duele tanto, hay un día en que deja de dolerte menos. Por eso ha sido una tranquilidad venir a América, y estoy en Argentina que es como mi segunda casa y es un país que amo”.

El amor siempre está presente en las letras de Amaia. En esta línea, la cantante confesó haber sufrido varias veces por amor. “El que diga que no sufrió está mintiendo. Forma parte de la vida y de aprender a querer. Yo tengo un poco de mitad y mitad porque hice sufrir y me han hecho sufrir. ¿Y si no de dónde crees que voy a sacar tantas letras?, dijo con humor.

Amaia es una defensora pública de los derechos de la mujer,  y justamente se encuentra girando por Argentina donde hace un año comenzó un movimiento feminista que busca revindicar derechos, como la despenalización y legalización del aborto. En este sentido, El Marplatense le consultó sobre cómo usa su voz, siendo una personalidad publica para estas cuestiones.

Cuando se empezó a hablar del aborto yo estaba aquí en Argentina haciendo una promoción. Te voy a contar una historia, íbamos de una promoción a otra y me contaba el chofer que me lleva, con quien tengo mucha confianza, y me comentaba que por la zona de repente hay niñas que han sido violadas por sus padres, hermanos. Y que tienen que ir a parteras y que se mueren”, narró Amaia.

“¿Cómo no se tiene que legalizar esto si la situación existe? Hay otras situaciones, pero en estas extremas y difíciles, le rompes la vida a la persona que aborta ilegalmente, que puede morir o no. Porque a las que sobreviven ya les han roto la vida para siempre. Yo soy feminista y defensora, luego cada uno tiene sus circunstancias y las conoce”, explicó Amaia Montero.

Durante el show que brindó dentro del Espacio Clarín Mar del Plata ante un marco de público imponente, Amaia y su banda tocaron doce variadas canciones de sus discos solistas y de La Oreja de Van Gogh: “Cuestión de suerte”, “Darte mi vida”, “Deseos de cosas imposibles”, “Ave fénix”, “Quiero ser”, “Rosas” , “Vistas al mar”, “Palabras”, “La playa”, “Nacidos para creer”, “La enredadera” y  “Puedes contar conmigo”.

Comentarios