Intimaron a 1800 vecinos a arreglar las veredas de sus casas

El subsecretario de Inspección General, Emilio Sucar Grau, aseguró que esa cantidad de actas fueron labradas durante noviembre, diciembre y enero. "En la gran mayoría de los casos, los frentistas responden bien. Solo 400 terminaron en un Juzgado de Faltas", agregó.

Por Redacción

domingo 24 de febrero, 2019

En tres meses, el Municipio intimó a 1800 vecinos a arreglar las veredas de sus propiedades en un plazo de 30 días y, en más del 75% de los casos, los frentistas cumplieron con la adecuación solicitada.

Emilio Sucar Grau, subsecretario de Inspección General del Partido de General Pueyrredon, aseguró a El Marplatense que "durante los meses de noviembre, diciembre y enero se han hecho aproximadamente 1800 actas". "En la gran mayoría de los casos, los frentistas responden y arreglan la vereda. La gente entiende y se da cuenta", agregó.

Dentro de Inspección General, el personal del Departamento de Control de Espacios Públicos es el ente que se encarga del control del estado de las veredas y de los terrenos baldíos que hay en la ciudad. "En muchos casos intervenimos por denuncias de vecinos y, en otros casos, son intervenciones de oficio", precisó el funcionario.

"A nosotros no solo nos preocupa la parte estética de la ciudad, que es importante, sino que esto genera muchos problemas para las personas que tienen discapacidad para trasladarse: personas en sillas de rueda, personas no videntes, adultos mayores, mujeres embarazadas. Además, el peligro que conlleva tener que bajar a la calle para transitar. Es muy importante para convivir entre los vecinos que los frentistas tengan adecuadas sus veredas, para que estén en condiciones y estas alteraciones no sucedan. El responsable de la vereda es el frentista dueño de la propiedad", subrayó.

El Municipio, en un principio, intima a los frentistas a que lleven adelante los arreglos en un plazo de 30 días. Pero, a pedido del propietario, ese plazo se puede prorrogar unos días más. "Si no se cumple, recién ahí se hace un acta de infracción y se envía al Juzgado de Faltas. Una vez que ellos la han arreglado, nosotros nos acercamos para constatar que realmente se cumplió con la intimación y se archiva el expediente", detalló respecto al proceso.

El porcentaje de cumplimiento entre los vecinos intimados es alto: supera el 75%. "De las 1800 intimaciones, solo 400 terminaron en un Juzgado de Faltas. La gran mayoría ha cumplido. La gente entiende y se da cuenta. A veces, tenemos la dificultad, de que muchas personas dicen: "por qué no arreglan las calles, las luces, me piden a mí la vereda y tengo un pozo en la calle". Se mezclan los conceptos y una cosa no tiene nada que ver con la otra. Todo es necesario. Pero la gran mayoría comprende la problemática", expresó Sucar Grau.

Por otro lado, el funcionario recordó que la ley establece responsabilidades civiles para los propietarios. "Desde el punto de vista legal, si alguien tiene un accidente por un frente que está en mal estado, quien va a tener que responder con sus bienes y su patrimonio es el propietario de ese terreno, ese edificio o esa casa. Desde el momento que uno compra una propiedad, es responsabilidad de uno mantener el frente en condiciones", destacó.

Por otro lado, el subsecretario se refirió a los casos en que las roturas de las veredas son ocasionadas por el crecimiento de las raíces de los árboles o por desperfectos en caños de agua. "Ahí trabajamos en forma conjunta para que Arbolado Urbano -que depende del Enosur- autorice la extracción o poda del árbol. También trabajamos de manera mancomunada con Obras Sanitarias (OSSE) para que se arregle el caño de agua, para que luego el frentista pueda reparar la vereda.

"Cuando constatamos estas anomalías, se deja constancia en el acta para protección del frentista. No lo dejamos desamparado. Hay un protocolo a seguir y colaboramos con ellos. Se trabaja en forma mancomunada", concluyó.

Comentarios