Un marplatense denunció lavado de dinero en la fundación Leo Messi

Federico Rettori, un ex trabajador de la entidad, hizo una presentación que muestra fuertes avances en la Justicia y compromete al crack argentino y su familia por manejos fraudulentos a través de la entidad benéfica. El detalle de la denuncia, en un informe de El Marplatense.

Por Redacción

lunes 25 de febrero, 2019

A grandes pasos y bajo un ritmo vertiginoso avanza una denuncia impulsada por un marplatense que pone cada vez más el foco de la Justicia sobre presuntos manejos fraudulentos de la Fundación Leo Messi, que, lejos de cumplir desde 2007 con numerosas promesas y proyectos sociales, sólo habría dedicado esfuerzos en lograr consolidar un millonario lavado de dinero a lo largo de sus años de funcionamiento.

El denunciante es Federico Rettori, quien prestó una activa colaboración para la entidad del futbolista argentino entre 2012 y 2015. Su llegada a la institución se gestó, precisamente, a raíz de una promesa: el hombre nacido en “La Feliz” es un reconocido activista social que participó en varios proyectos humanitarios alrededor del mundo, entre los cuales se destacó su intervención durante varios años en África para poder llevar adelante un programa sanitario nutricional para reducir la mortalidad infantil.

A través de la web de la Fundación Messi, el marplatense se contactó con la dirección de la fundación por mails poner en conocimiento su iniciativa. Obtuvo respuesta y empezó a trabajar para la organización que estaba encargada de desarrollar casi todas las actividades sociales y de comunicación de la Fundacion Messi: la empresa Social Team. Con el paso del tiempo, fortaleció una relación que, en 2012, permitió nombrarlo como “Responsable Europa de Social Team”, bajo la condición de que en el corto plazo se garantizaría financiamiento para solventar las acciones humanitarias que impulsaba en África Occidental. Todos estos años Rettori trabajo ad honorem con la esperanza que se puedan consolidar muchos proyectos sociales.

Sin embargo, la esperanza de concretar el sueño por la llegada de auxilio financiero se dilataba, cosa que no fue excusa para que Rettori abandonara sus labores; por el contrario, el argentino siguió con la gestión de un sinnúmero de actividades y trabajos para la Fundación. Hasta que después de un tiempo empezó a ver con claridad que no se invertían en acciones sociales lo que se debería de acuerdo a los ingresos multimillonarios que tenia la Fundación por convenios de imagen que se hacían en nombre de “Leo Messi”. Eso, sumado a “actitudes deshonestas” que acusó de parte de los dirigentes de Social Team que lo motivaron a ponerse en contacto directo con Jorge Messi para advertirle que la Fundación no estaba invirtiendo el dinero socialmente como correspondía y que debía hacer algo al respecto.

“Todos los que trabajaban con Social Team veían entre otras cosas que no se trabajaba con transparencia, ni se destinaban los recursos de la Fundación Leo Messi para acciones sociales reales y concretas. Sino que era evidente que los fondos eran destinados o desviados a cuentas off shore en distintos países del mundo“, se ratifica en la denuncia del marplatense, que cuenta con el patrocinio de los abogados Miguel Pierri y Pedro Fontanetto, a la que tuvo acceso El Marplatense.

La presentación, que se tramita desde agosto del año pasado con extrema reserva pero fuerte ritmo en el Juzgado Penal Económico Nº8 a cargo de Gustavo Meirovich, lanza sus acusaciones contra Leo Messi y su padre Jorge, quienes son vocales de la ONG, su hermano Rodrigo, Alejandro Rebosio – director internacional de Social Team -, Martín Giusseponi, coordinador general de la fundación, y “todas aquellas personas, aún no identificadas, que de una u otra manera, hayan manejado o manejen fondos” correspondientes a la entidad.

Con sede en Barcelona, la Fundación Leo Messi se gestó en 2007 con el objetivo de garantizar asistencia a niños en situación de pobreza y extrema vulnerabilidad social en el mundo. Y dos años más tarde, la principal estrella del Barcelona y su padre crearon una delegación en Rosario con la misma denominación.

El dato curioso es que la construcción de la estructura en Argentina se hizo cuando la matriz de la ONG en España ni siquiera contaba con algún registro en el sistema de Protectorado de Fundaciones de la Generalitat, lo cual se establece como un trámite de carácter obligatorio para ese país. La Fundación estuvo en España operando 6 años sin rendir cuentas a la autoridad española, es decir, sin estar registrada en el Registro que le permite tener la personería jurídica para tener actividad.

Con la acumulación de problemas fiscales que le urgían al futbolista, finalmente en 2013 la Fundación Leo Messi cumplir con la inscripción de rigor, después de permanecer con una operatoria en “negro” durante un lapso de seis años. Estas irregularidades ya habían significado un contundente disparador para que la Hacienda española comenzara con diversos pedidos de documentación ligados con el ingreso y egreso de dinero.

Según lo que consignó meses atrás el portal ABC de España, del dinero recaudado en España en esos ejercicios solo se sabe que hay seis millones de euros en cuentas en España, que se nutrían, principalmente, de los aportes que realizaba el Barcelona y su fundación homónima.

En su denuncia, Rettori insistió en que resultaba “evidente la connivencia y encubrimiento de Social Team y Fundación Leo Messi en simular la magnitud de la ayuda social, y crear una pantalla sobre las obligaciones reales de la Fundación”. “Con el paso de los meses, se notaba cómo los fondos que debía invertir la Fundación en acciones sociales, según los principios de dicha institución, eran desviados a otras cuentas y que nada tenían que ver con el objeto fundacional, para el cual habíamos sido convocados”, reveló.

Desde fines de mayo de 2014, el denunciante logró mantener un contacto más directo y fluido con el papá del crack del Barcelona. Pero el ex empleado de la ONG siguió sin tener respuestas concretas y dijo que “se comenzó a dar cuenta que Jorge Messi solo quería que sumara material social a la web, al Facebook, y así ‘dibujar’ acciones sociales de poco relieve con ‘grandes avances’ para justificar la misión social cuando en realidad el dinero que se tiene que invertir es desviado a cuentas ocultas en diferentes países”.

“La realidad y la única verdad es que desde el nacimiento de la fundación hasta la fecha, se invirtió y se invierte un dinero menor en acciones sociales a lo que efectivamente se muestra en la web institucional, redes sociales y medios de comunicación”, concluye Rettori.

IMPORTANTE AVANCE

En el transcurso de la pesquisa, el marplatense solicitó ser “amicus curiae” (amigo del tribunal) en la causa para tener acceso directo al expediente y proponer activamente distinta clase de medidas, pero esto fue rechazado por el juez Gustavo Meirovich.

Sin embargo, en la misma resolución en la que desestima la requisitoria, el magistrado destacó y reconoció que la documentación aportada por Federico Rettori permitió “impulso y avanzar en la instrucción”, y al mismo tiempo aclaró que su dictamen no representa “obstáculo para que pueda realizar aportes de prueba o datos pertinentes y útiles a la investigación”.

El hombre nacido en Mar del Plata ya fue citado a declarar tres veces como testigo en la causa. Además de presentar distintos elementos que acrediten su efectiva participación en la fundación Leo Messi, compartió con la Justicia balances sociales y copias de intercambio de mails y de charlas vía Skype con parte de la directiva de la entidad, donde se manifiestan las irregularidades constatadas.

El máximo responsable del Juzgado Penal Económico Nº8 ya dispuso desde fines del año pasado una “batería” de medidas para avanzar con la investigación, y por esta fecha, después de culminar el período de feria judicial, está abocado al análisis de los resultados que arrojaron para sustentar su hipótesis y avanzar con otras diligencias.

Tal como lo reflejó en los últimos días el portal Infobae, la Justicia todavía limita la posibilidad de la comisión de delito de evasión impositiva por parte de la ONG y sostiene que las maniobras denunciadas desembocarían en un importante lavado de activos. En el medio nacional, la Fundación Messi reconoció públicamente a través de sus abogados que los pagos a una sociedad off shore existieron, lo cual fue uno de los puntos más relevantes que denunció Rettori y que pone a la investigación en un punto muy comprometido hacia quienes manejaron fondos de la entidad.

 

 


 

Comentarios