La industria automotriz, preocupada y sin pronósticos “favorables”

Sergio Arista, uno de los referentes de SMATA seccional Mar del Plata, no vaticinó un escenario optimista para la actividad si el Gobierno no promueve medidas para una reactivación. No descartó despidos. “A corto plazo puede haber un final que no deseamos”, aseveró.

Por Redacción

sábado 9 de marzo, 2019

Con el arrastre de un 2018 crítico, el Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA) no logra renovar expectativas favorables para los destinos que le deparará este año, con la amenaza latente de eventaules despidos por la baja constante en la industria.

Sergio Arista, uno de los referentes de la secciona local que tiene el gremio, reconoció que “la situación no es la mejor para nuestra actividad”. “Si no se modifican algunas cuestiones de orden político para darle potencial al consumo interno y el cambio bilateral, no hay un panorama favorable”, afirmó.

“Se calcula que se van a patentar alrededor de 750 mil unidades, de las cuales la industria nacional sólo fabricaría 400 mil unidades. Pero la complejidad no sería esa si se puede sostener la masa trabajadora, sino que lo que sucede es que ya hay un stock de 350 mil unidades”, explicó.

En diálogo con El Marplatense, el referente gremial precisó que en las concesionarias se registra una merma promedio en las ventas del 40 por ciento; ese mismo porcentaje trepa al 20 o al 35 por ciento en el caso de aquellas unidades que no están enmarcadas en una línea de planes.

“Nosotros no podemos estar ajenos a lo que pasa en la industria; lo que no se hace en fábrica y en autopartes se traduce automáticamente en la concesionaria, que es el último eslabón”, dijo, y sobre el temor de los despidos, manifestó: “Si no se reactiva el sector, a corto plazo puede haber un final que no deseamos”.

El secretario adjunto de SMATA en Mar del Plata dijo que los referentes nacionales del gremio han logrado mantener encuentros con las autoridades gubernamentales pero cuestionó que las reuniones sean poco “productivas”. “Nosotros vamos a escuchar y plantear objetivamente lo que estamos viviendo a los ministros, pero el problema es que no se resuelve nada y el diálogo no termina siendo productivo”, expresó.

Comentarios