Desborde, caos y denuncia de represión en una fiesta clandestina

Se trataba de un encuentro organizado para la madrugada del martes en la calle Francia al 1300 donde funciona una agrupación política y social. Los jóvenes habían sido convocados por Whatsapp, pero cuando llegaron al lugar la policía los ahuyentó con tiros.

Por Redacción

miércoles 3 de abril, 2019

El hecho ocurrió alrededor de la una de la madrugada del pasado martes, tal y como le relató uno de los asistentes a El Marplatense. Se trataba de una fiesta organizada y con gran cantidad de invitados que fueron convocados, a través de un grupo de Whatsapp. La juntada se iba a desarrollar en la calle Francia 1345, donde funciona una organización marplatense política y social.

Según contó el testigo a El Marplatense, la mayoría de los convocados eran menores de edad que se disponían a ingresar al evento en la madrugada. Se les pedía que vayan antes de la 1 de la mañana para que la entrada se realice con normalidad.

“Llegamos con mi grupo de amigos, eramos 10, a eso de la 1 o 1.30 de la mañana. Había como 200 personas en la puerta que estaban esperando para entrar. En un momento, por la cantidad de gente, casi se cae la puerta de ingreso y nos amenazaron con que iban a llamar a la policía“, relató el joven.

Además el testigo detalló que la fiesta contaba con “patovicas” que les advirtieron que “vayan para la esquina porque vamos a llamar a la policía”.  Frente al desmán, nueve patrulleros arribaron a el lugar y, sin aviso previo, comenzaron a disparar balas de goma al aire para intentar dispersar a la masa de gente.

También detalló que “después de los primeros tiros para dispersarnos, se armaron disturbios otra vez con otros jóvenes que les tiraron botellas y la policía respondió“.

El joven contó que frente a la situación, él junto a cuatro amigos, corrieron hacia la Avenida Jara para huir de la situación, conseguir un taxi y volver a sus casas. Pero se toparon con más policía, que según confesó el propio testigo, “estábamos sentados a 50 metros de la policía sin hacer ningún disturbio y vi como un oficial me apuntó y disparó, pero no me alcanzó el tiro. Lo único que queríamos era irnos a nuestras casas”, concluyó el joven.

 

 

Comentarios