Preguntas y Respuestas sobre Metabolismo

La Doctora María Alejandra Rodríguez Zía, especialista en Endocrinología responde los principales interrogantes sobre esta temática y explica por qué no tienen incidencia con los kilos de más.

Por Gimena Rubolino

miércoles 10 de abril, 2019

¿Qué es el metabolismo?

La Palabra metabolismo significa cambio, la biología de cada célula tiene una infinidad de cambios en su interior,  tanto químicos como físicos. El conjunto de estos cambios de todas las células, su metabolismo, constituyen el proceso de la vida a escala molecular y permiten hacer todas sus actividades: crecer, reproducirse, responder a un sinfín de estímulos y morir; así es el enorme capítulo de la vida y de los cambios que ocurren en la vida de una célula de cualquier ser vivo.

¿Por qué tenemos distintos metabolismos?

Todos los seres humanos tenemos metabolismos muy semejantes, (incluso todos los mamíferos), porque estamos compartiendo un mismo tipo de evolución celular.

A menor escala hay diferencias en los metabolismos, entre los seres humanos y las diferentes especies  desde el punto de vista genético. Por ejemplo una persona tiene  una genética para  hacer actividad física o  ser sedentario.

Entre  personas de alto nivel intelectual, de alto coeficiente o destinadas a las artes también habrá diferencias genéticas de su metabolismo con otras personas que tienen desarrollo para actividades manuales. Pero estas son diferencias sutiles, porque todas nuestras células tienen un metabolismo básico prácticamente igual. De hecho en biología se estudia el metabolismo de un ser unicelular, como la ameba, hasta el metabolismo de la rata, y eso se traduce al metabolismo del ser humano, con lo cual estamos compartiendo una misma base.

¿Va cambiando el metabolismo a lo largo de los años? ¿De qué manera?

Los cambios bioquímicos y también físicos de cada una de nuestras células van a ir enlenteciéndose con los años. Serán diferentes los cambios bioquímicos de un recién nacido, que tiene una frecuencia cardiaca de 140 latidos por minuto, a una persona que llega a los 90 años con una frecuencia cardiaca normal de 70 latidos por minuto. Es un tema de velocidad, no de cambio, lo que ocurre desde el principio hasta el fin de cada célula es semejante.

Obviamente cuando una célula envejece y muere, también ocurren cambios en su metabolismo, aunque la persona sea joven, por ejemplo la piel se recambia muy frecuentemente, o las células de nuestro tubo digestivo se recambian cada cuatro días; entonces sus metabolismos tendrán velocidades mayores que aquellas células que viven un año en nuestro cuerpo.

¿El metabolismo se hereda?

Por supuesto que sí, hasta cuatro generaciones atrás.

El metabolismo no es el culpable de los kilos demás. Cuando una persona tiene kilos demás, sea hombre o mujer y están almacenados en forma de grasa (que es como se guarda la energía en el cuerpo), es que hubo un desequilibrio en esa  persona, primero mental y luego alimentario, comió más de lo que su cuerpo estaba gastando y eso es lo que ocurrió, por lo cual se depositó energía de más.

 ¿Es  el metabolismo ser el culpable de los kilos de más?

El metabolismo no es el culpable de los kilos de más. La industrialización de los alimentos, donde tenemos una oferta de energía en forma de alimentos sin nutrientes mayor de la que necesitamos.

Los hábitos alimentarios, los hábitos de actividad física, como así también  los hábitos de introducir drogas en el cuerpo, desde el tabaco, el alcohol, la cocaína, la marihuana,  son todos hábitos que podrán acelerar o enlentecer el metabolismo, no lo cambiaran en su estructura, pero si pueden aumentarlo o disminuirlo.

Una buena alimentación va a mantener un metabolismo equilibrado, en donde gastara la energía, según sea consumida. Cuando existe un desequilibrio va a gastar más de lo que consume o menos de lo que consume, en su estructura el metabolismo no es modificado  pero si es acelerado o desacelerado.

Es conocido por todos como el tabaco puede acelerar el metabolismo y esto lo viven las personas fumadoras, porque cuando dejan de fumar, sin comer ni una sola caloría de más, igualmente aumentan de peso y comienzan a tener almacenamiento de grasa.

Hay alimentos que producen un desvío del metabolismo ahorrador de energía, son todos aquellos que van a estimular la insulina. Hoy sabemos que la insulina es la única hormona que sintetiza la grasa. Por esta razón necesitamos mantener la insulina dentro de niveles normales para no aumentar la grasa de nuestro cuerpo.  Los hidratos de carbono especialmente las harinas refinadas, los dulces y el azúcar en general, son los alimentos que estimulan en forma desequilibrada a la insulina y nos hacen aumentar la grasa de nuestro cuerpo. A los diabéticos tipo 1 o insulina dependientes, les ocurre lo contrario, adelgazan rápidamente por no tener insulina.

Hay sustancias que pueden activar el metabolismo, por la estimulación de las mitocondrias, como la cafeína del café, té verde, mate y cacao. Los alimentos que puedan aportar energía al cuerpo sin  estimular la insulina, son alimentos que equilibran el metabolismo, y disminuyen el tejido adiposo.

Finalmente, un metabolismo equilibrado comienza en el cerebro, es decir, es nuestro cerebro el que va a determinar, según sus motivaciones, según cómo responde a los estímulos externos a lo largo de su vida, los hábitos de vida, su alimentación, su actividad física y su actividad intelectual. Por lo tanto, el primer equilibrio o desequilibrio se origina en el cerebro.

Luego, todos los cambios que van a ocurrir en su cuerpo serán la consecuencia de sus hábitos de vida. En ellos también se incluyen el sueño, el sexo, la vida social y espiritual.

Comentarios