Secuestros virtuales: “La gente que entrega dinero ya es muy poca”

Así lo aseguró la fiscal Lorena Irigoyen, respecto a esta modalidad extorsiva. “Hay que tratar de tener calma y no dar ningún dato. Colgar y comunicarse con el familiar. En el 90% de los casos, no vuelven a llamar”, aconsejó la titular de la Fiscalía N° 12.

Por Redacción

miércoles 10 de abril, 2019

La modalidad delictiva conocida como “secuestro virtual” se volvió frecuente en la Argentina en los últimos años. Aunque aún está vigente, la fiscal Lorena Irigoyen aseguró en diálogo con Radio Mitre Mar del Plata que las víctimas que entregan dinero “ya es muy poca”.

“Si bien siguen existiendo, por suerte, la gente que entrega dinero ya es muy poca. Es una modalidad que ya es muy conocida, entonces la gente corta o llama al 911. Con un número de teléfono, eligen una zona o un nombre que ponen en una página y van llamando uno a uno. Les dicen a todos lo mismo, hasta que uno cae. Hacen unos 40 o 50 llamados por hora, entre la 1 y las 5 de la mañana. Pasa más los fines de semana, cuando la gente sale más por la noche. Las personas entran en desesperación y entran en el juego que es lo que hace que dispongamos del dinero sin siquiera chequear si el familiar está bien“, detalló en el programa Antes que sea tarde. 

La titular de la Fiscalía N° 12 explicó que los delincuentes actúan “por zonas y en toda Mar del Plata”. “Siempre son a las líneas de teléfono fijo, que son las que se registran en alguna página o en la guía telefónica, que es de donde esta gente saca los datos y comienza a llamar a la madrugada. Cuando uno está durmiendo, uno está más desprevenido, sin prestar demasiada atención y a uno le parece que la persona que está llamando es un familiar“, afirmó.

Normalmente, se hacen pasar por los hijos, que los tienen secuestrados o que los están asaltando y les piden dinero. En algunas otras modalidades, empiezan como que ha habido un accidente y llaman del hospital, uno se asusta y le da algunos datos sin querer. Esta gente va llevando la conversación y va sacando datos en la misma conversación. Además, siempre dicen que saben donde vivís y los nombres, porque esa información figura en la guía. Van intimidando a la víctima y, para que eso cese, le piden dinero, joyas o alguna cosa de valor que tengan en el domicilio“, agregó.

Irigoyen manifestó que estas bandas criminales no están integradas por más de 2 o 3 personas y que distan mucho de las organizaciones criminales que están en el imaginario popular, ya que no cuentan con una gran logística. “Son dos o tres personas como mucho, no es una organización criminal”, dijo.

Si bien cuando comenzó esta modalidad delictiva hubo mucha discusión en el ambiente judicial y jurídico sobre la calificación de estos delitos, en Mar del Plata, son considerados como un tipo de extorsión. “Es un delito muy grave con una pena de 5 a 15 años de prisión. Se ha tenido en cuenta no lo que sucede, sino lo que la víctima siente en el momento en el que habla por teléfono, esa intimidación para la entrega de dinero”, afirmó la fiscal.

Por último, Irigoyen brindó algunos consejos para no ser víctima de un secuestro virtual: “Hay que tratar de tener calma y no dar ningún dato. Colgar y comunicarse con el familiar. En el 90% de los casos, no vuelven a llamar. Sino pedir algún dato muy específico que solo sepa la persona que dicen que está secuestrada. No tienen ningún dato más de lo que figura en la guía”.

Comentarios