Carlos Arroyo

“Provincia nos debe más de 300 millones y Nación, también”

El Intendente aseguró que, ahora, el municipio no solo es “acreedor” de los gobiernos de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, sino que “tenemos superávit operativo y Mar del Plata no le tiene que pedir plata a nadie”.

Por Redacción

jueves 18 de abril, 2019

Durante la conferencia de prensa que brindó este miércoles Carlos Arroyo para presentar el nuevo DNI cultural, el Intendente se refirió también a la situación financiera del Municipio de General Pueyrredon y aseguró que “la Provincia nos debe más de 300 millones de pesos y la Nación, también”.

“Hoy Mar del Plata es acreedora de la Provincia y de la Nación. Significa que acá, si se cae una moneda de 10 centavos, hay 50 funcionarios que se tiran de cabeza a rescatarla para ponerla en la alcancía del Pueblo. Afortunadamente, hoy tenemos superávit operativo y Mar del Plata no le tiene que pedir plata a nadie”, agregó con orgullo.

Para destacar la labor de la actual Secretaría de Hacienda, Arroyo se remitió a los comienzos de su gestión, en los que recordó una visita que le hizo a la Gobernadora María Eugenia Vidal en La Plata para pedirle una transferencia de fondos que le permitiera cumplir con el pago de los salarios de los trabajadores municipales.

“Se me informó que iba a pagar 10 millones de pesos de intereses por el préstamo que me estaba dando la Provincia para pagar los sueldos. Me sentí muy mal porque pensaba que los contribuyentes marplatenses no pagan tasas para que el intendente de turno tenga que pagar intereses. Se pagan para que se conviertan en obras, en cosas positivas”, dijo.

El Intendente sostuvo que, ahora, la balanza se invirtió y “no pagamos más intereses”. “Hemos podido lograr adquisiciones, remodelaciones, compras, que jamás se podrían haber hecho en otras épocas. De hecho, yo me pasé dos años arreglando otros problemas que me dejaron de herencia”, agregó.

El Intendente ya había hecho mención en febrero pasado al superávit fiscal logrado: “Tuve que luchar cuatro años para poner esta ciudad en condiciones y tener un presupuesto equilibrado y con superávit, en un país que literalmente está fundido. Esto costó sacrificio, que me insultaran, pero alguien tenía que empezar a trabajar en serio. Y los resultados están a la vista”.

Comentarios