Los peligros de la Rinitis alérgica

Está comprobado que las personas que la sufren pueden tener accidentes automovilísticos según un estudio reciente realizado en Alemania.

Por Gimena Rubolino

miércoles 24 de abril, 2019

 La rinitis alérgica no tratada es un factor de riesgo que contribuye a accidentes automovilísticos.

Un estudio reciente efectuado en Alemania comprueba la relación directa entre los síntomas de ese trastorno y la capacidad de conducir. Cabe remarcar, además, que el 90 por ciento de las personas alérgicas no reciben tratamiento o lo efectúan pero de modo inadecuado. Por ello, es importante conocer cómo aliviar los síntomas (habitualmente no tratados o mal tratados) y preservar así la salud de todos.

A continuación, la Fundación CIDEA (Centro de Investigación de Enfermedades Alérgicas y Respiratorias) conjuntamente con IMPERA (Iniciativa de Medicina de Precisión en Enfermedades Respiratorias y Alérgicas) brindan información al respecto.

La rinitis alérgica es una enfermedad con prevalencia creciente, y tal vez por ser un padecimiento común, muchas veces el paciente lo minimiza. Sin embargo, un reciente estudio llevado a cabo en Alemania demuestra que la rinitis alérgica está relacionada de manera crucial con las alteraciones en el procesamiento de la información y cambios en los procesos cognitivos asociados con la atención. Ello impacta no sólo en el desempeño laboral y en la escuela (en el caso de los chicos), sino también al momento de manejar un automóvil, situación que aumenta el riesgo de accidentes. Es decir, se comprobó que hay una asociación directa entre los síntomas de ese trastorno y la capacidad para conducir.

Los resultados demostraron que cuando los individuos eran sintomáticos y no tratados, su capacidad de conducción se vio significativamente afectada. El estudio se llevó a cabo entre 513 hombres y mujeres de 18 a 65 años. Más de tres cuartas partes de esas personas afirmó que la rinitis alérgica afecta su capacidad para manejar y menos de la mitad de ellos tomó medicación antialérgica o hizo algo para aliviar sus síntomas antes de manejar. Sin embargo, el doctor Jorge Máspero, especialista en Alergia e Inmunología, advierte: ¨Muchas medicaciones afectan los reflejos y la capacidad de conducir de un modo comparable al alcohol. En particular, los antihistamínicos de primera generación, de uso muy común, afectan los reflejos, producen somnolencia e interaccionan con otros medicamentos y el alcohol aumentando el riesgo de  accidentes. Por lo tanto, la rinitis alérgica es peligrosa de por sí y por su tratamiento inadecuado¨.

¿Qué es la rinitis alérgica?

Las enfermedades alérgicas son aquellas en las cuales se producen reacciones inmunológicas inadecuadas que ocasionan síntomas. Si esos síntomas son respiratorios y toman la vía aérea superior se llaman rinitis alérgica.

¨La persona estornuda, tiene moco, le pican la nariz y los ojos, se congestiona y eso produce trastornos en el sueño y, por ende, reducción del rendimiento y falta de concentración. La alergia es una afección causada por mecanismos de hipersensibilidad que generan una reacción exagerada, fuera de lugar, que se produce cuando el organismo se encuentra con estímulos o agentes que –por otra parte– son inocuos como, por ejemplo, el polen. Las reacciones se manifiestan clínicamente de forma variada y diferente, no sólo de persona a persona, sino también en las distintas etapas de la vida de una misma persona¨, explica Máspero, director médico de la Fundación CIDEA.

Si padeces rinitis alérgica, tomá nota de las siguientes recomendaciones antes de conducir:

*Verificá que tu auto cuente con un filtro de polen.

*Tomá tu medicación antialérgica indicada por un especialista teniendo en cuenta que sea ¨medicación antialérgica moderna sin efecto sedante¨.

*Ventanas y/o techo del auto deben estar cerrados para evitar que entre el polen.

*Tené en cuenta que las crisis de estornudos o conjuntivitis alérgicas son peligrosas para conducir y algunos medicamentos son riesgosos porque quitan reflejos o dan sueño.

*Los efectos de los antihistamínicos de primera generación pueden ser aditivos con otros depresores del sistema nervioso.

No manejes si estás con un ataque de alergia, sos responsable de tu vida y de la de los demás.

Comentarios