Una pastilla que ayuda a prevenir el VIH ya se prueba en la Argentina

La OMS recomienda la administración de Prep como parte de una estrategia de prevención contra el virus. Dentro de tres meses, la Secretaría de Salud pondrá en marcha un proyecto para evaluar resultados.

Por Redacción

sábado 25 de mayo, 2019

Desde 2015, la Organización Mundial de la Salud recomienda el uso de PrEp -profilaxis preexposición- para prevenir el contagio del VIH. Se trata de una pastilla que reduce en un 90 por ciento el riesgo de infectarse con el virus de inmunodeficiencia humana. La OMS la indica como parte de un conjunto de medidas para prevenir la infección en personas que no están infectadas pero que tienen prácticas de riesgo. Pero qué es y por qué desde el organismo internacional la recomiendan y promueven que los países de la región la implementen dentro de un programa combinado de medidas.

La pastilla es un medicamento antirretroviral que combina dos drogas: el Tenofovir y la Emtricitabina. Está recomendada para todas las personas con riesgo sustancial de contraer la infección. La toma diaria del comprimido sirve para reducir el peligro de contagio en seronegativos. La efectividad, a la que hace referencia la Organización Mundial de la Salud para recomendarla, es que la toma -bajo control médico- previene en un 90 por ciento la posibilidad de que el virus infecte las células del sistema inmunológico y así, evita que se establezca la infección.

Un dato clave que destacan desde la OMS y la Fundación Huésped, donde desde 2017 hacen estudios de investigación sobre la PrEp, es que la pastilla no protege de otras infecciones de transmisión sexual, por eso es fundamental el uso en conjunto con preservativo y otras medidas de prevención y tratamiento.

“La posibilidad de prevenir el VIH con medicación se descubrió hace muchos años cuando empezamos a darle medicamentos a mujeres embarazadas para tratarlas y vimos que evitaba la transmisión en niños. En 2010 se empezaron a hacer investigaciones en humanos y a partir de 2012 ya comienzan a aparecer los primeros datos confirmando esa eficacia”, explicó Omar Sued, director de investigaciones clínicas de la Fundación Huésped, a el portal TN.

Según publica a fines de 2018 la Organización Panamericana de la Salud: “Los nuevos casos del VIH se mantienen en 120 mil cada año desde 2010 en América Latina y el Caribe. El 64 por ciento de ellos se da en gays y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, trabajadoras sexuales, mujeres trans, otros grupos de población clave y sus parejas sexuales”.

Pese a la fuerte recomendación, por la calidad de las evidencias, solo cinco países ofrecen la PrEP como parte de sus políticas públicas en América: las Bahamas, Barbados, Brasil, Canadá y los Estados Unidos. Desde 2012, el laboratorio estadounidense Gilead fabrica y comercializa la droga bajo la marca Truvada. Desde la Organización Panamericana de la Salud (OPS) se ofrece a los países miembros adquirir el medicamento genérico utilizado para la PrEP a través de su Fondo Estratégico a un costo de menos de cinco dólares por persona por mes para hacer que la píldora sea más accesible para los presupuestos de los ministerios de Salud de la región”.

Según precisó Marcelo Vila, asesor Subregional para el Cono Sur de la Unidad de VIH, Hepatitis y Tuberculosis de la OPS, en la mayoría de los países de la región se está comenzando a discutir e implementar protocolos de proyectos demostrativos de PrEp. “La incorporación lenta de esta pastilla tiene que ver con un temor que hay de que se deje la prevención solo en manos de un medicamento. Para prevenir el VIH hay que tener en cuenta una serie de condiciones para lograr disminuir la incidencia del virus y también porque no tenemos la bala de plata. Hay que sumar las intervenciones adecuadas a cada momento y a cada persona”.

Vila advierte que si bien la OMS y el ONUSIDA promueven su uso, no hay una sola modalidad de prevención para el virus de inmunodeficiencia humana. “Claramente el preservativo es un buen método, pero sabemos que muchas personas no lo utilizan consistente y adecuadamente. En ese sentido, hay otras estrategias posibles que puede ayudar a que las personas no se infecten como es la toma del comprimido”.

Comentarios