"La iglesia católica se ha dedicado a militar en contra de los derechos de las mujeres"

Así lo manifestó Victoria Tesoriero, integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito y de la asociación Católicas por el Derecho a Decidir. "Hay un doble discurso de la jerarquía de la Iglesia que dice que milita la pobreza y, sin embargo, sabemos que las que más sufren las consecuencias del aborto clandestino son las mujeres mas jóvenes y pobres", manifestó.

Por Redacción

martes 28 de mayo, 2019

Esta tarde se llevó adelante la presentación del proyecto de la Interrupción Voluntaria del Embarazo en el Congreso Nacional. A su vez, se desarrollaron en distintas ciudades del país y el exterior, "pañuelazos" a favor de la legalización y despenalización del aborto.

Victoria Tesoriero, socióloga, integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito y de la asociación Católicas por el Derecho a Decidir, habló con Radio Mitre Mar del Plata sobre los puntos claves del proyecto y de la presión que la Iglesia Católica ejerce para no permitir que se legalice la práctica.

Esta fue la octava vez en la historia que el proyecto ingresa al Congreso Nacional, pero con algunas modificaciones respecto al presentado en el 2018. "Es un proyecto especial porque fue redactado por el movimiento social de mujeres, con algunas modificaciones en función de los debates del año pasado. Tiene un núcleo duro e histórico que es la despenalización del aborto porque es una cuestión de salud y derechos,y no del código penal. Y de darle el derecho a la mujer o la persona gestante a decidir la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14", explicó la socióloga.

"Entre lo nuevo agregado se sumó la necesidad de que se cumplan las otras leyes que tenemos como la de educación sexual integral (ESI), que debería cumplirse, y el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable, para darle mayor integralidad a la propuesta de ley", consideró.

En este sentido, Tesorioro detalló que los únicos médicos profesionales que están en condiciones se llevar adelante una práctica abortiva con los que se desempeñan en el área de derechos sexuales y reproductivos, respondiendo a varias preguntas a causa de la desinformación, voluntaria o involuntaria. "De todas formas, hoy el aborto, por los avances de la medicina, se hace con una pastilla ambulatoria aceptada por la Organización Mundial de la Salud", reflexionó.

"El aborto con pastillas- continuó-  ha reducido los riesgos del aborto clandestino, pero la cuestión es que las pastillas han aumentado su precio y las farmacias han restringido su venta. Hoy hay a una red de organizaciones de mujeres que dan información y asesoran a las mujeres que quieran abortar con pastillas, que es un método más seguro y más al alcance de cualquiera", enfatizó.

En esta línea, manifestó que existe "una idea de que queremos el aborto porque queremos ir corriendo a abortar pero no es así. No es una decisión que se de a la ligera. Creo que ninguna mujer en su vida tiene ganas de abortar o estar en una situación de un embarazo no deseado. Por eso resaltamos la integralidad de la propuesta con educación sexual integral, anticonceptivos gratuitos e información sobre este tema".

La iglesia y su postura sobre el aborto

Victoria es una de las integrantes de la Asociación Católicas por el Derecho a Decidir, conformado por personas que practican la religión pero que a su vez se manifiestan a favor de la ampliación de derechos para las mujeres.

"Somos una organización de mujeres católicas que venimos de familia católica, pero creemos que eso no tiene nada que ver con impedir un derecho. La fe que una pueda tener va por un lado. Recuperamos una serie de argumentos de la teología feminista, para sostener que no hay contradicción entre ser católica y estar a favor del aborto", contó.

También se refirió a la postura de la institución frente al aborto: "La jerarquía de la iglesia católica se ha dedicado a militar en contra de los derechos de las mujeres, con cierto odio. Creemos que eso no tiene nada que ver con la fe católica y la creencia en Dios. No hay contradicciones entre ser católica y ser feminista. Defendemos el Estado laico y que el Estado no debe beneficiar ninguna religión en especial, tiene que existir esta separación".

"Es una cuestión del Estado, tiene que tomar este tema de política y salud pública. Es un problema de política pública y de acceso a la salud. Hay un doble discurso de la jerarquía de la iglesia que dice que milita la pobreza y, sin embargo, sabemos que las que más sufren las consecuencias del aborto clandestino son las mujeres mas jóvenes y pobres. Es una incoherencia", finalizó.

Comentarios