Los efectos del cigarrillo en la columna

El doctor Marcelo Barroso Griffiths, médico Quiropráctico explica las consecuencias que fumar produce en nuestro sistema lumbar.

Por Gimena Rubolino

martes 28 de mayo, 2019

La exposición al humo del cigarrillo promueve la degeneración de los discos vertebrales, debido a la estructura química de estos, así mismo los hace más propensos a sufrir una rápida deshidratación, lo cual origina que estos se vuelvan más frágiles y vulnerables a una rotura.

Los fumadores tienen una desmineralización ósea acelerada, lo cual es un factor de riesgo para padecer osteoporosis, fracturas vertebrales, deformaciones articulares independientemente del estilo de vida y factores genéticos. Debido a la nicotina, se reduce el suministro de oxígeno y nutrientes deteriorando ostensiblemente los discos de la columna y aumentando el riesgo de padecer osteoporosis.

El cigarrillo influye negativamente sobre la microcirculación de los discos de la columna vertebral y origina cambios degenerativos en su matriz, dada la influencia sobre la circulación periférica. Puede  producir limitaciones físicas importantes caracterizadas por atrofias musculares, dolor lumbar que incapacita y sensación de adormecimiento, pesadez y hormigueo de las piernas.

Todos sabemos que fumar  no es sano, que perjudica seriamente la salud, y no solo la de nuestros pulmones o boca: nuestra columna vertebral también se ve seriamente perjudicada por el consumo de nicotina sobretodo en la zona lumbar provocando dolor crónico.

¿Cómo impacta el Tabaquismo en la salud músculo-esquelética?

Dejar de fumar también puede ayudar a que su cuerpo recupere algo de su funcionamiento saludable normal.

  • Fumar reduce el aporte de oxígeno a los huesos y otros tejidos del cuerpo; y disminuye la absorción del calcio de la dieta, por eso los fumadores desarrollan huesos frágiles -osteoporosis.
  • El tabaquismo aumenta su riesgo de desarrollar osteoporosis, una debilidad de los huesos que causa fracturas.
  • Debilita los huesos: los adultos mayores fumadores tienen 30% a 40% más de probabilidad de fracturarse la cadera.
  • Afecta a los otros tejidos que constituyen el sistema músculo-esquelético, aumenta el riesgo de lesiones.
  • Los fumadores tienen más probabilidad de sufrir lesiones como bursitis, tendinitis, esguinces o fracturas que los no fumadores.
  • Fumar tiene un efecto perjudicial en la cicatrización de heridas y las fracturas demoran más tiempo en soldar debido a los efectos dañinos de la nicotina en la producción de células formadoras de hueso.
  • Se ha asociado también una mayor incidencia de dolor lumbar, Enfermedad de los discos intervertebrales y de Artritis Reumatoide.
  • Efecto perjudicial en el desempeño atlético, hay menos oxígeno disponible para los músculos, menor resistencia y velocidad que los no fumadores.

Si  hago deporte, puedo fumar tranquilo

Nunca más desacertada esta afirmación. Ser un buen deportista no va a salvar de las complicaciones que provoca el tabaco a tu salud. El consumo de tabaco disminuye el rendimiento físico, debido a que los glóbulos rojos que transportan el oxígeno a los tejidos, se encuentran intoxicados por el monóxido de carbono que se produce.

El tabaco a tus músculos, tendones y ligamentos, provoca atrofia de la musculatura, Pérdida de la capacidad contráctil con debilidad y pérdida de la función estabilizadora de estos músculos.

Algo parecido ocurre en los tendones y en los ligamentos que pierden su capacidad elástica y estabilizadora con la repercusión que esto tiene en las articulaciones.

Entre los corredores, los fans del running, también lo son  del cigarrillo.  Sin dudas las nicotina  alterará por completo el sistema respiratorio y el rendimiento deportivo.

Los corredores comprobarán que tienen menos oxígeno. Para que nuestro cuerpo pueda rendir en condiciones precisa de oxígeno que circule por la sangre y llegue a los distintos órganos.

El consumo de cigarros provoca la entrada de monóxido de carbono en nuestro organismo que consigue disminuir la capacidad de los glóbulos rojos para desplazar el oxígeno. Uno de los grandes perjudicados por el tabaco serán los pulmones, ya que los productos de desecho que provocan los cigarrillos se quedarán en ellos.

Los corredores que fuman verán como también afectará a su corazón: se incrementa la presión sanguínea y la frecuencia cardíaca, por lo que a la hora de realizar un esfuerzo deberá trabajar con más intensidad, provocando un mayor gasto de energía y reduciendo además el rendimiento.

Hay dos aspectos que influyen de manera importante en el rendimiento de cualquier corredor, que son la flexibilidad y la fuerza muscular, que acabarán sufriendo una reducción de estos dos valores debido al tabaco.

Hay estudios que dejan en evidencia a los cigarrillos no solo provocan problemas de respiración al fumar y correr, sino que también afecta las horas de descanso: tienen más problemas para descansar por la noche y se despiertan varias veces con dificultad para conciliar el sueño.

Como se sabe, la falta de sueño afecta de manera importante al rendimiento de un deportista. Es preciso que al menos duerman por la noche unas siete horas. El cuerpo precisa de un buen descanso para recuperarse de los esfuerzos.

Lo que debemos comprender, es que el cigarrillo es malo por el hábito, por lo que genera en nuestro cuerpo y sobre todo, porque va minando nuestras capacidades funcionales: cuando nos movemos, básicamente lo hacemos doloridos. Motivos más que suficientes para desterrar su consumo.

 

 

Comentarios

Argentina - Coronavirus (COVID-19)

Total casos: 13933 - Muertes: 501 | Mar del Plata Casos confirmados: 12 - Muertes: 2