Crean un test de sangre que detecta siete tipos de cáncer

El análisis encontró la presencia de ADN canceroso de mama, colorrectal, pulmón, ovario, páncreas, estómago y conducto biliar.

Por Gimena Rubolino

lunes 10 de junio, 2019

Los investigadores del Centro Oncológico Kimmel, del hospital universitario Johns Hopkins desarrollaron un análisis de sangre con el que se puede detectar al menos siete tipos de cáncer en lo que es conocido como “biopsia líquida”.

El análisis recibió el nombre de “DELFI” por sus siglas en inglés: “DNA evaluation of fragments for early interception”, o evaluación de fragmentos de ADN para la detección temprana.

Victor Velculescu, autor principal del estudio, explicó que los tests de este tipo “por lo general buscan mutaciones en las secuencias de ADN que ocurren adentro de las células cancerosas o metilación, una reacción química en la que hay una transferencia de grupos metilos a algunas de las bases del ADN”.

Pero “no todos los pacientes tienen cambios que puedan detectarse empleando esos métodos”, según Velculescu, por lo que “hay una necesidad acuciante de encontrar formas mejores de detección precoz de los marcadores genéticos del cáncer“.

En el caso de DELFI, el análisis detectó “con precisión” la presencia de ADN canceroso en un 57% a 99% de las muestras de sangre de 208 pacientes en distintos estadios de cáncer de mama, colorrectal, pulmón, ovario, páncreas, estómago y conducto biliar en los Estados Unidos, Dinamarca y Holanda.

Delfi tiene un enfoque diferente, ya que analiza cómo el ADN va empaquetado adentro del núcleo de la célula cancerosa. Lo hace mediante la observación del tamaño y la cantidad de ADN en las distintas regiones del genoma, que revelan las claves de dicho empaquetamiento”, señaló el autor principal del proyecto.

En los núcleos de las células sanas el empaquetamiento de ADN es “como una valija bien organizada en la que los artículos similares se agrupan, pero en secciones diferentes”, como describió Alessandro Leal, aspirante a la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

Pero cuando se trata de los núcleos de las células cancerosas, “el empaquetamiento es más como una valija desorganizada y desordenada, donde los elementos de todas las regiones del genoma se esparcen aleatoriamente”, convino.

Por muchas razones, el genoma del cáncer está empaquetado de una manera desordenada, lo que quiere decir que cuando las células cancerosas mueren, liberan su ADN dentro del torrente sanguíneo de forma caótica”, explicó también la doctora Jillian Phallen, becaria posdoctoral del Centro Kimmel.

Nos sentimos muy alentados con el potencial que ofrece Delfi, ya que puede analizar una serie de características del ADN del cáncer que no tienen nada que ver con las que han planteado dificultades en los últimos años”, completó Velculescu.

Comentarios